Artículos Destacados

miércoles, agosto 26, 2009

América de día y de noche

Por Julio Raudales

A propósito de la ilustre delegación de cancilleres de varios países del continente americano que visita Honduras, con el propósito de apoyar los esfuerzos que hacemos por superar la crisis que nos asola, conviene reflexionar sobre las hermosas palabras que el más iluminado de nuestros próceres escribiera para referirse a su patria grande. Una patria en la que pocos supieron discernir las voces que como la suya, la de Martí y algunos otros, clamaban por el sueño panamericanista.

Y es que José Cecilio del Valle trascendió incluso el espíritu bolivariano: Mientras el general caraqueño libertaba a los pueblos en busca de la unión latinoamericana, el hondureño clamaba por un continente próspero y respetado en el mundo, más allá de las fronteras que, al fin y al cabo son imaginarias y podrían obviarse. Había diferencias entre ambos, claro está: el valiente general venezolano creía que la unión política y militar daría respeto y fuerza a nuestras naciones frente al mundo; el ilustre académico y político hondureño veía en el trabajo conjunto, la solidaridad y la racionalidad económica, el camino más breve hacia el desarrollo y bienestar de estos pueblos. Dos visiones, dos rutas complementarias, ¡en fin!, dos aspiraciones que hoy parecen cada vez más lejanas.

"América de día cuando escriba; América de noche cuando piense", escribió el sabio que, al morir, llevó con él sus anhelos y devaneos, demasiado avanzados quizás aún para nuestra era. Pero en aquel entonces despuntaba el alba verdadera, era la mañana en nuestro continente. ¡Cuántas cosas podían esperarse de las nacientes naciones! Pero el día llegó y solo unos pocos aprovecharon su luz para caminar por la ruta trazada por estos dos grandes de la historia. Y es que solo quienes entendieron que había que seguir ambos caminos, lograron el éxito. ¡Echemos un vistazo!

Canadá, Estados Unidos, México, Brasil y Argentina siguieron el camino federativo (el consejo de Bolívar) y aunque todos ellos lograron la fuerza y grandeza necesarias para ser respetados, solo los dos primeros alcanzaron el desarrollo y consiguiente bienestar sostenido de sus ciudadanos. ¿Por qué? Porque entendieron que, además de la unión, es necesaria la libertad económica, las garantías individuales y el respeto a la propiedad para garantizar riqueza (el consejo de Valle); los tres restantes gigantes de América se han debatido entre la vida y la muerte y muy poco han logrado con su tamaño y fuerza. Ojalá y atendieran pronto el consejo de Valle para de una vez repuntar.

Los otros, los que no seguimos ni uno ni otro consejo, aun dormimos la noche del subdesarrollo, la miseria y marginalidad del mundo.

¿Cuándo comprenderemos que si optamos por seguir un solo camino, éste debería ser aquel trazado por Valle? Miremos el ejemplo de Chile, El Salvador, Colombia y Panamá. Pese a no tener un gran tamaño y a su unitarismo, ellos van con paso firme al encuentro de un destino más próspero y equitativo. Optaron por la racionalidad del mercado como estandarte de vida y con instituciones consolidadas y respetables van camino a la prosperidad, movidos por la luz que desde hace casi 200 años ya marcaba el sabio hondureño y muchos otros que por fortuna sí supieron convencerlos.

Pero Honduras, junto a los otros, aun duerme la noche continental, tan oscura y proclive a pesadillas como ésta que ahora nos agobia y quita el sueño… ésta en la que un Bolívar desfigurado y secuestrado por un puñado de petrodólares, nos azuza y obnubila los sentidos, haciéndonos creer que es la violencia y el odio el camino al respeto.

¡Despertemos ya! Volvamos al auténtico Bolívar si acaso, pero no dejemos nunca de escuchar a Valle. Solo así terminará la noche y vendrá el fulgor del día, en especial para los pobres de nuestra tierra, que tanto lo merecen y anhelan.

Artículo original

3 comentarios:

  1. Gracias por publicar mi artículo en este blog. Lo considero un verdadero privilegio. Solo les pido que por favor le den el crédito al autor.

    Atentamente

    Julio Raudales

    ResponderEliminar
  2. Sorry, siempre pongo el link al articulo original al pie de los articulos, pero no tengo problema en poner tu nombre.

    ResponderEliminar
  3. Me siento orgullosa de expresar mi admiracion a Julio Raudales (Julito) como le decimos cariñosamente los que tenemos el placer de conocerlo. Felicidades por ese articulo.

    I.Ch.

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.