Artículos Destacados

martes, febrero 15, 2011

Artículo argentino: Argentina, la verdad sobre el crecimiento a tasas chinas

El ritmo real del crecimiento argentino es inferior al que pretenden exhibir las autoridades y corre peligro de no perdurar

Se ha tornado habitual escuchar en el discurso oficial que la Argentina inauguró en el período kirchnerista un ciclo de crecimiento inédito y similar al que registra China. Así, desde 2002, año base de las mediciones kirchneristas, nuestro país habría iniciado, de la mano de un modelo "nacional y popular", un nuevo capítulo histórico de cambio de carácter estructural. No sólo son rebatibles los hechos tal como los muestra el Gobierno, sino que también será distinto el final. El ritmo real del crecimiento argentino de los últimos años es inferior al que pretenden exhibir las autoridades, y de no modificarse las políticas en curso, lejos estará de perdurar.

Cierto es que la historia oficial, apoyada en los índices del Indec, da cuenta de un crecimiento anual promedio del PBI entre 2003 y 2010 de 7,5 por ciento, por encima del crecimiento promedio de nuestros vecinos, como Brasil (4,1%), Uruguay (5,7%), Chile (4%) o Perú (6,4%). Sin embargo, las cifras oficiales de nuestro PBI están afectadas por la manipulación de las estadísticas observada a partir de 2007. La subestimación de la inflación impacta en sentido opuesto cuando se mide el crecimiento. Desde 2007 hasta hoy el incremento del PBI bien medido habría promediado 4,5 por ciento anual, mientras que las cifras oficiales exponen un 6,1%. De hecho, la mayor discrepancia se genera con las cifras de 2009 cuando el Gobierno reportó un aumento del 0,9%, mientras que fuentes privadas muy confiables dan cuenta de una caída en torno al 3%. La palabra recesión no tiene cabida en el léxico kirchnerista, y así se lo hicieron saber a los técnicos del Indec que obraron en consecuencia para proteger a los argentinos del mal trago de atravesar una contracción económica.

Las elevadas tasas de crecimiento experimentadas durante los primeros años del kirchnerismo (2003-2004), que fueron ayudadas por un marco internacional extremadamente favorable, no hubieran podido ocurrir de todos modos sin la fuerte caída que había registrado el PBI entre la segunda mitad del año 1998 y el primer trimestre de 2002. En ese período, la Argentina acumuló una contracción en términos reales del 20 por ciento. Al final de ese ciclo la economía contaba con recursos ociosos improductivos como nunca antes se había registrado. La tasa de desempleo era de un 22% y la utilización de la capacidad instalada en la industria y los servicios oscilaba en el 50%. Por lo tanto, considerar sólo el período 2003-2010 impide reflejar una tendencia genuina. Si se mide el crecimiento anual promedio del período 1999-2010 y además se lo hace con los índices de precios verdaderos, resulta de un 3%, muy lejos del 10,1% de crecimiento de China, y por debajo incluso del 5% de Perú, del 3,5% de Chile, o el 3,4% de Brasil. Por lo tanto, la Argentina no solamente no creció a tasas chinas, sino que tendencialmente lo hizo por debajo del ritmo al que se expandieron nuestros vecinos más cercanos.

Pero esta historia de ficción poco nos dice además sobre la solidez de los cimientos para generar condiciones de crecimiento sostenibles en el tiempo. Debemos preguntarnos si lo de los últimos años podrá tener un final feliz. Y respondemos que ello es altamente improbable si no se atacan los problemas y desequilibrios que hoy afectan nuestra economía. Durante la gestión kirchnerista se ha deteriorado sensiblemente la seguridad jurídica y se ha intervenido el sistema de precios, produciendo fuertes distorsiones que desalientan la inversión. Hay déficit fiscal y el superávit comercial muestra una peligrosa disminución a pesar del impulso de nuestras exportaciones. La insuficiencia de inversiones en estos últimos años determina que hoy el uso de la capacidad instalada se encuentre en niveles extraordinariamente elevados.

El llamado "modelo" aplicado en los últimos ocho años incubó y luego impulsó abiertamente una creciente tasa de inflación. La registrada en 2010 en la Argentina quintuplica la de Brasil, más que triplica la de Uruguay y sextuplica la de Chile. La inflación tiene consecuencias negativas en la distribución del ingreso, en la reducción de la pobreza y desalienta el ahorro. Además de ser un factor de inestabilidad financiera en una economía que se caracteriza por una elevada tendencia a la fuga de capitales, frente a una política de tipo de cambio cuasi fijo la inflación produce una pérdida de competitividad. Todo esto necesariamente termina limitando el crecimiento económico.

Sin inversión, habiendo consumido gran parte de nuestras reservas energéticas, con déficit fiscal, sin crédito y con creciente emisión monetaria, el Gobierno parece enfrentarse a una situación en la que sólo podría seguir mostrando tasas chinas de crecimiento recurriendo a la magia del Indec.

Artículo original

6 comentarios:

  1. Anónimo2:02 a.m.

    Buajj.....el bodrio derechista Argentino , igual de " chupete " que sus pares chilenos , los momios.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:07 a.m.

    Mmmmmm, que extraño, siempre publicando noticias de los mismos sectores de Argentina. Siempre de la misma tendencia ideologica, cuantas casualidades no?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:42 p.m.

    conclusiones duela a quien le duela:
    Durante el periodo 1999 y 2010,Chile solo tuvo un promedio real de crecimiento anual del 3.5%(muy pobre para un pais q dice ser el de mayor estabilidad económica mundial,ocde,mayor crecimiento solo superado por china,pais serio jajajaja)¿para que les sirve las millonarias inversiones q frecuentemente publica este blog?sigan engañando a su población sobre todos a estos ignorantes chilenos bloggeros

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:27 p.m.

    debe ser triste ser peruano...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:24 p.m.

    conclusiones duela a quien le duela:
    Durante el periodo 1999 y 2010,Chile solo tuvo un promedio real de crecimiento anual del 3.5%(muy pobre para un pais q dice ser el de mayor estabilidad económica mundial,ocde,mayor crecimiento solo superado por china,pais serio jajajaja)¿para que les sirve las millonarias inversiones q frecuentemente publica este blog?sigan engañando a su población sobre todos a estos ignorantes chilenos bloggeros

    ____________________________________________

    el ignorante eres tu.. no creas que porque peru muestre mayor crecimiento economico vaya a significar mayor desarrollo..

    el crecimiento en peru este ultimo tiempo ha sido grande porque en comparacion con años anteriores (siempre se toma de referencia el año anterior) el crecimiento habia sido bajo. Chile no crece mucho porque ya lo ha hecho asi desde hace 21 años (se llama crecimiento sustentable)
    eso explica que paises como estados unidos o suiza tengan una tasa de crecimiento anual del 2%



    en todo caso, no escupas al cielo peruanoide, crecer demasiado en muy poco tiempo (tu caso) aumenta riesgos de recalentamiento de la economia

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:48 p.m.

    bueno ¿cual es el pais con el PBI per cápita más alto de Latinoamerica, hoy, 2011?

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.