Artículos Destacados

viernes, diciembre 10, 2010

Sting será la gran figura de Viña 2011 con show sinfónico de sus éxitos

En los últimos días se cerró el paso por la Quinta Vergara del músico que ya estuvo en la cita junto a The Police, en 1982.

Será un reencuentro y también una carta de alto impacto. Será la presentación de una de las figuras más importantes que ha pasado por la Quinta Vergara en la última década: el cantante británico Sting, ex hombre fuerte de The Police y uno de los artistas más reconocibles del pop planetario en los últimos 30 años, es la gran estrella del próximo Festival de Viña del Mar y, hasta ahora, la única carta anglo de una parrilla que ya tiene confirmados a Alejandro Sanz, Roberto Carlos, Chayanne, Marco Antonio Solís y Calle 13, entre otros.

Las negociaciones comenzaron hace poco más de un mes y fueron impulsadas por Eduardo Cabezas, productor ejecutivo del evento y uno de los gestores de la visita del inglés. Eso sí, el acuerdo final solo se cerró durante este semana, luego de ultimar detalles relativos a los derechos de emisión televisiva y a las fechas de su itinerario.

El cantante vendrá como parte de un recorrido regional, que también tiene pactada una presentación en Perú y, en el caso chileno, solo pasará por la V Región, ya que no hay intenciones de que agende presentaciones en otras ciudades. Aún no está definido qué día hará su aparición.

Se trata del retorno del músico a la Ciudad Jardín, luego de su recordado paso como líder del trío The Police en 1982, en la cima de la popularidad del conjunto, pero cuando aún sonaban como un eco lejano y extravagante para la prensa y el público local de esos días.

Pero ha pasado el tiempo, los hombres de Every Breath You Take volvieron al país con su gira del retorno en diciembre de 2007 y el asunto ahora es distinto: Sting vendrá como parte del tour del disco Symphonicities, aparecido en julio pasado y donde se unió a la Royal Philarmonic Orchestra de Londres, para recrear 12 éxitos de su repertorio -tanto los de su ruta solista como los de su banda madre- bajo ropaje sinfónico.

Entre ellos, Englishman in New York, I burn for you, Why should I cry for you y She's too good for me, de su discografía en solitario, y Roxanne, Next to you y Every little thing she does is magic, como parte de los himnos de la banda que definió la new wave, el post punk y el reggae blanco a fines de los 70.

Orquestal

El tour mundial comenzó el pasado 2 de junio, en Vancouver, y ya suma 78 fechas entre Estados Unidos y Europa. Para el periplo, el inglés ha viajado con un contingente de 45 músicos, más una serie de arreglistas considerados los mejores del circuito. A Viña 2011 llegará bajo ese mismo formato, aunque aún no se determina si lo acompañará una orquesta nacional o un grupo traído desde el extranjero.

"Estoy contento de haber hecho esto, porque la gente se lo pasaba bien en los conciertos. Ha sido la audiencia la que ha pedido que se convirtiera en un disco. Es maravilloso", ha dicho el bajista sobre su aventura sinfónica, la que corona una serie de acercamientos en el último tramo de su carrera a la música antigua, las canciones orquestadas y el jazz.

Las reseñas periodísticas le han dado la razón: medios como The New York Times han destacado que el vocalista logró teñir de elegancia sus hits, sin caer en un sonido empalagoso o sobrefabricado, típico de los maquillajes orquestales.

La producción fue grabada en los legendarios estudios Abbey Road y fue producida por Rob Mathes y el propio Sting, con mezclas de Claudius Mittendorfer, reputada firma que también aparece en los créditos de álbumes de bandas como Interpol y Franz Ferdinand. Además, se trata de la tercera pieza del inglés editada bajo el sello de música clásica Deutsche Grammophon.

"Soy el más feliz con este nuevo rumbo que ha tomado mi profesión", ha recalcado el músico, quien cuenta con una trayectoria que ya suma cien millones de discos vendidos, 16 premios Grammy y que ahora abrirá un nuevo capítulo con Chile.

Aparte de su última visita con The Police, Gordon Matthew Thomas Sumner -su verdadero nombre- debutó en el país en 1990, como parte del concierto de Amnistía Internacional que se realizó en el Estadio Nacional. Volvió en 1994 y 2001, pero sus lazos con el país se levantaron incluso antes: en 1987 editó el álbum Nothing like the sun, donde incluía el tema They dance alone (Ellas bailan solas), dedicado a las familiares de los detenidos desaparecidos. Pura trivia emotiva para un nombre de alta clase que retorna al escenario más popular de Chile.

Artículo original

1 comentario:

  1. Anónimo5:14 p.m.

    Sting , salvando el show chabacanero del festival , Lo iran a censurar ,con la cancion They dance alone.....gran comentario farandulero de verano.

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.