Artículos Destacados

viernes, abril 02, 2010

Bolivia: Relaciones gasíferas y pasito tuntún

En la “heroica guerra” del gas, se saboteó un gasoducto y una planta de licuefacción en un enclave en territorio chileno. ¿Resultado? Chile tiene ahora un puerto de GNL en Quinteros; pronto estrenará otro en el megapuerto de Mejillones, emancipado del gas boliviano, argentino o peruano.

No me acostumbro a la versión digital de los periódicos, aún estando adelantado a esos vejetes que rehúsan alfabetizarse a la revolución informática, cual dinosaurios que mueren amontonados alrededor de menguante aguada. Después de leer titulares en papel y olor a tinta, se me cambió la melodía en la sesera por un cansino repetir del ritmo que define la marcha actual del país. Es el pasito tuntún, bailado con un paso adelante, otro al costado y dos para atrás. Con bombos y platillos celebraban tres lustros del partido de gobierno, en día que honra al máximo héroe civil de la patria, mientras los soldados eran forzados a gritar consignas de enemigos de antaño. En danza de millones con la que el gobierno tiene encandilados a los bolivianos, el Ministro de Economía anunciaba inversiones por 32.000 millones de dólares en los próximos cinco años. Son parte del espejismo populista.

Reflexioné que no se hacen revoluciones sin despelotes ni plata para financiarlos. Quizá fueron maletines de petrodólares de Chávez y aguayos de cocadólares chapareños que bancaron el golpe a la democracia representativa, tumbando a mandatarios débiles que siguieron a los excesos de octubre.

En la anomia social de los cinco años previos al uso y abuso del poder actual, menudearon las huelgas, los bloqueos y las marchas financiadas desde afuera. Se libró una “heroica guerra” del agua para expulsar firmas transnacionales especializadas. ¿Resultado? Las empresas estatales del agua son olla de grillos ineficientes y corruptos. De lujo los condominios y de pena las villas, hermanados por la nada barata agua de cisternas. Ensayan formas de asociación comunal para hacer repartos equitativos de escaso líquido, mientras las napas freáticas se contaminan de orín y heces de miles de migrantes.

En la “heroica guerra” del gas, se saboteó un gasoducto y una planta de licuefacción en un enclave en territorio chileno. ¿Resultado? Chile tiene ahora un puerto de GNL en Quinteros; pronto estrenará otro en el megapuerto de Mejillones, emancipado del gas boliviano, argentino o peruano. La diplomacia de besitos y arrumacos ni siquiera logró que Santiago pague la deuda del agua de Silala. La asunción de Sebastián Piñera en La Moneda desembozó un chileno “ni un centímetro de mar para Bolivia”, tan soberbio como fue necio el boliviano “ni una molécula de gas para Chile”.

Luego vinieron cinco años de Evo Morales en el Palacio Quemado, copiando mañas de su padrino del Palacio de Miraflores, para cachañear el contrato democrático y prorrogarse en la silla.

Arremetió contra su par peruano con adjetivos que lo asemejan a vociferante caribeño, sin tomar en cuenta de que pasa por Perú una eventual salida soberana al mar al norte de Arica. ¿O era envidia de la bonanza incaica, o de la desbandada de inversión petrolera de nuestro país a su histórico aliado? Ojalá que a Evo no le surja un tajante Castro, ordenando “Chávez compórtese, devuélvase, regrese a su asiento y escuche los reclamos del presidente Uribe” como en Cancún, cuando el colombiano desafiaba: “Chávez, sea varón, quédese ahí y dígame en mi cara lo que me dice escondido tras cámaras y micrófonos de televisión, de manera cobarde y a miles de kilómetros de distancia”, y el venezolano huía.

Enojó a Brasil la alharaca nacionalizadora de ocupar con militares campos petroleros de Petrobras. Traspasó recursos de inversión para desarrollar gas boliviano a su cuenca presal y encontró reservorios inmensos. ¿Resultado? La potencia mundial que es Bolivia, según el dúo dinámico de Evo y Álvaro, se sintió agraviada porque Lula proclama que seguirá comprando gas natural de pena por nuestro pobre y mal gobernado país. Brasil, potencia planetaria en ciernes, no puede tener un vecino paupérrimo en su frontera más extensa, quizá para no gastar en muro millonario que bloquee el torrente de migrantes, como entre EEUU y México.

Pienso en Adriana Varela cantando con garganta de arena una milonga mordaz al dúo Kirchner en Argentina. La visita de Cristina dio un espaldarazo electoral a un gobierno impopular en la capital de la República, so pretexto de ascender a generala a Juana Azurduy de Padilla, de vida heroica y muerte pobre. Relanzaron un contrato de compraventa de gas firmado en 2006, estancado como reverbero de poses mussolinianas de Evo Morales, que espantaron inversiones en desarrollo de campos para generar gas seco y dejar de exportar gas húmedo, con GLP y gasolina natural de yapa, en una Bolivia donde hay carestía de ambos.

El régimen ha hecho de la justicia una travestía para anular enemigos políticos, imaginarios y reales. Descuidan dar seguridad jurídica a millonarias inversiones requeridas por el sector petrolero, ahora en manos de una estatal donde resaltan ineptitud y corrupción: importan GLP a precio estándar mientras matuteros altiplánicos contrabandean garrafas de costo subvencionado.

YPFB tiene una producción actual de gas natural entre 41 y 43 MMm3/día: la pregunta del millón es ¿podrá incentivar la producción de 80 MMm3/D de gas seco para honrar contratos con Brasil y Argentina, exportar a Uruguay, reanudar despachos a Cuiabá, atender el consumo interno y los requerimientos de la Jindal en el Mutún? Ni pensar en las cacareadas termoeléctricas adicionales.

Puede que nuevos flautistas de la propaganda lleven a ingenuos al ahogo en aguas del populismo. Pero queda la sardonia —por fuera risa, por dentro llanto— de una caricatura de Pipo Velasco, que tiene a un candidato discurseando: “la oposición ofrece metro en la ciudad, ¡yo les ofrezco metro y medio!” Y consuela que “para poder usar la libertad necesitamos estar bien informados; mirar la realidad con ojos críticos” de Luis Espinal, se aplica tanto a la dictadura militar como a la autocracia populista.

Artículo original

1 comentario:

  1. Anónimo11:07 a.m.

    A ver si se ahogan estos HDP con tanto gas ja ja ja.

    Sl2

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.