Artículos Destacados

viernes, diciembre 18, 2009

Chile: elecciones en un país previsible

Chile dio, en la elección del domingo, un ejemplo de seriedad y de madurez política. Porque -al menos en primera vuelta- triunfó la oposición al gobierno a pesar de que la actual presidente, Michelle Bachelet, cuenta con una imagen positiva impresionante. Es que los chilenos saben que puede producirse un cambio político pero que no se modificará el rumbo económico.

La sucesión de elecciones en esta parte del continente americano determinó continuidades en algunos casos y posibles cambios políticos en el otro. Evo Morales ratificó su liderazgo en Bolivia, mientras José Mujica constituyó la continuidad del gobierno de Tabaré Vázquez en Uruguay.

Sin embargo en Chile, a pesar de que la actual presidenta Michelle Bachelet cuenta con una imagen positiva del 85 por ciento, el electorado se volcó -al menos en la primera vuelta- por un cambio en favor de la oposición al gobierno y será el ballottage, a realizarse el 17 de enero próximo, el que decidirá quién conducirá los destinos del país.

Lo que sí puede asegurarse es que -a diferencia de lo que sucede en gran parte de los países de América Latina- las discusiones en Chile son políticas, sin que por algún motivo pueda torcerse el rumbo de la economía, lo que lo ha convertido en un país previsible, con estabilidad institucional y con reglas de juego claras en el plano jurídico, lo que favorece las inversiones.

Resulta difícil de explicar cómo puede ser que la Concertación gubernamental, luego de cuatro períodos de gobierno -los dos últimos plenamente exitosos- resulte superada en la primera elección y por un margen de más de 14 puntos. Mucho más cuando la actual presidente, Michelle Bachelet, pudo superar una crisis interna, como la del Transantiago y una internacional, como la generada en 2008 y, a pesar de todo, termina su mandato con índices históricos de popularidad.

Paralelamente, la actual presidente mantuvo una política de no confrontación entre los sectores y profundizó la inclusión de los sectores bajos hacia un rango superior en la sociedad, llevada de la mano por la ampliación de las empresas de servicios.

Siendo hija de un brigadier general de la Fuerza Aérea que apoyó al gobierno de Salvador Allende y que por ese motivo fue detenido por el gobierno militar, muriendo en la cárcel y habiendo tenido que exiliarse luego de una detención, Bachelet no volvió con ansias de revancha sino que priorizó la unidad de los chilenos.

En el plano económico, no hizo más que mantener las reglas de juego que aplicó la Concertación a lo largo de sus anteriores períodos de mandato y que en varios de sus aspectos fue, además, la continuidad de la política que en su momento implementó el ex ministro Hernán Büchi.

Cabría preguntarse si el amplio triunfo logrado por los sectores conservadores chilenos constituye el fin del proyecto político de la Concertación. De todos modos, el triunfante Sebastián Piñera no parece ser el reflejo de la dictadura militar sino que fue un hombre que, desde la banca del Senado, votó por el “No”, como una opción contraria a la continuidad de Augusto Pinochet en el plebiscito de 1988 y aseguró que había hecho lo propio en las consultas populares anteriores de 1978 y 1980. En todos los casos, destacó la política económica implementada por el ex militar jefe de Estado, pero criticó las violaciones a los derechos humanos.

La dirigencia chilena ha demostrado, a lo largo de los años, una madurez política envidiable.

Dejó de lado enfrentamientos estériles, divisiones sociales o revanchismos inútiles para priorizar el bien de la comunidad. Por ese motivo también sus presidentes constitucionales han alcanzado grados de popularidad superlativos.

El electorado tiene en sus manos decidir si quien conduzca sus destinos será Sebastián Piñera o Eduardo Frei. Todo lleva a indicar que, sea quien fuere el que gane en las elecciones, resultará difícil que generen algún tipo de cambio en la senda que se ha marcado el país.

Artículo original

1 comentario:

  1. la respuesta esta en que no solo el presidente gobierna Chile, sino la manga de ineptos y frescos que los acompañan y que llevan 2 decadas mamando de la teta estatal

    los chilenos no votaron contra Bachelet votaron contra la concertacion y lo que representa corrupcion, ineptitud, incapacidad de resolver los problemas etc

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.