Artículos Destacados

domingo, agosto 22, 2010

Documentos inéditos revelan cómo era la vida en las salitreras

Treinta mil cartas y circulares han sido rescatadas por la Corporación Museo del Salitre y serán subidas a la web a fin de año.

"El presidente del Sindicato Obrero de Humberstone manifestó que las dueñas de casa de esa oficina salitrera protestaban por racionamiento de carbón, venta entera del artículo y que amenazaban con no comprar en esas condiciones y no cocinar mañana".

Lo que se revela en este extracto es uno de los problemas cotidianos en la vida de los trabajadores del salitre de principios del siglo XX. El párrafo forma parte de los miles de telefonemas, cartas, mapas y planos que han sido encontrados en las oficinas salitreras de Tarapacá en los últimos meses, como parte de un proyecto de recuperación histórica encabezado por la Corporación Museo del Salitre.

Son cerca de 30 mil documentos hallados en las instalaciones de los ex campamentos Humberstone, Santa Laura y otros más pequeños emplazados en la provincia del Tamarugal, que revelan el sistema de vida y cómo operaban las oficinas, principalmente, en el período que se extendió entre 1900 y 1940.

El director ejecutivo de la corporación, Silvio Zerega, sostiene: "Son un verdadero tesoro, ya que hemos podido develar el sistema de trabajo, cuáles eran los métodos de comunicación, la vida y las relaciones existentes entre los trabajadores".

Cerca de ocho mil documentos fueron hallados en 2009, cuando se realizaba la limpieza del área industrial de Humberstone, y otros 22 mil han sido recolectados en distintos campamentos en los últimos meses. Muchos estaban enterrados en medio de escombros, guano y arena.

Se trata de cartas particulares, documentos administrativos, telefonemas, tarjetas, diplomas, mapas y planos, algunos de los cuales tienen más de 100 años de antigüedad: "Nos han permitido tener antecedentes de importantes hitos ocurridos en esa época y los cambios sociales que se registraron, los cuales desconocíamos. En suma, hemos podido reconstruir parte de la historia". Y agrega: "Son documentos valiosísimos y existen algunos de la década del 20, donde se modificaron leyes obreras, y eso también cambió las relaciones entre los trabajadores y los distintos campamentos".

Una circular distribuida en septiembre de 1941 da cuenta del racionamiento de té y papas en las Compañías Salitreras de Tarapacá y Antofagasta. "Hemos tenido conocimiento que circula en las oficinas de sus cargos un cierto número de tarjetas de racionamiento de papas y té falsificadas y otras corregidas, aumentando primitivamente el número indicado en ellas. Debido a estas circunstancias, agradecemos exigir al señor jefe de Pulperías una fiscalización estricta de las tarjetas (…)".

Las cartas también han evidenciado las reglas internas y las exigentes normas implantadas al interior de los campamentos para su ordenamiento. Una de ellas, escrita por el administrador de la oficina Humberstone en diciembre de 1943, aduce que por "disposiciones del administrador general, los automóviles no deberán transitar a mayor velocidad de 70-80 kilómetros la hora los modernos, y 50-60 kilómetros, los modelos hasta el año 1925. Si esta disposición no es cumplida, todo chofer que sea sorprendido conduciendo un automóvil a mayor velocidad que la anterior, será cancelado".

Otras circulares dan cuenta del temprano problema del alcohol entre algunos trabajadores. "Con frecuencia llegan quejas a esta administración general que pulperías y fondas expenden excesos de licor, con el consiguiente perjuicio para los obreros y sus hogares", dice la circular 121, de noviembre de 1945, que fue emitida por el administrador de una compañía.

Algunas cartas profundizan algunos de estos casos: "He tenido conocimiento que el domingo 16, más o menos a las 10 de la noche, usted en completo estado de ebriedad fue promotor de un gran desorden en el campamento Cala-Cala (…). Debo manifestarle que esta administración no está dispuesta a tolerar esta clase de desórdenes, ni mucho menos el abuso de confianza que usted tomó al amenazar al personal de serenos, que resguardan el orden y tranquilidad en la población", señala una carta dirigida por el administrador de ese campamento, Guillermo Doren, al trabajador Eduardo Olaechea.

El historiador e investigador Félix Reales dice que "hubo conflictos, entre ellos, la crisis de los 30, lo que obligó a los trabajadores a organizarse. Se preparaban ollas comunes para apoyar a los trabajadores que no podían desempeñarse en el salitre debido a la falta de dinero".

Ahora, la Corporación Museo del Salitre inició un proceso de limpieza y conservación. Los documentos serán escaneados para subirlos a la web (www.albumdesierto.cl) antes de fin de año.

Artículo original

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.