Artículos Destacados

jueves, julio 22, 2010

Cambio estratégico en Sudamérica

A lo largo de los años Brasil ha intentado asumir el liderazgo regional desde dos posiciones alternativas: como “delegado” de los EEUU ante la región o como líder regional autónomo.

La elección de Lula como Presidente planteó una disyuntiva respecto a cual modalidad asumir. Sus orígenes de líder sindical de izquierda y la tradición del Partido de los Trabajadores hacían pensar que estaba destinado a la segunda alternativa, sin embargo, su hábil posicionamiento en política económica y su carisma le abrieron las puertas a la posibilidad de buscar una alianza cercana con los EE.UU.

A poco andar de su administración, las conductas de Bush y la actividad internacional de Chávez lo descolocaron y se vio forzado a arrebatar el control del movimiento anti imperialista y antinorteamericano de manos del líder bolivariano, o quedarse fuera de las tendencias que parecían estar imponiéndose en la región. Chávez lanzó UNASUR como plataforma alternativa a la OEA y base de operaciones para su confrontación con EEUU, a lo que Lula respondió poniéndose a la cabeza del organismo y adaptándolo como escenario desde donde morigerar las posiciones del Venezolano.

Se presentó ante EEUU y América del Sur como una “influencia positiva” frente Chávez y Alba, y como un “antimperialista” ante Chávez.

La sucesión de eventos posteriores como el fiasco de Honduras, las desafortunadas declaraciones de Lula respecto a los disidentes políticos en Cuba y la fallida aventura en Irán, mostraron las grietas de esta estructura. Se desdibujó el compromiso de Lula – y de Brasil – con la democracia y con los intereses generales de la región.

En Honduras la cercanía con Chávez y el Alba parece haberle importado más que la ponderación y la serenidad, crisis que ahora está en proceso de resolverse, con la activa participación chilena y la persistente reluctancia brasileña. En el caso cubano los intereses comerciales de Brasil, el afecto personal a Fidel y la presión del PT pesaron más que los derechos de los perseguidos, problema también en proceso de solución con la activa participación de toda Latinoamérica y Europa y la ausencia de Brasil. El intento de correr con colores propios en el tablero nuclear mundial fue brusca y feamente descreditada por los grandes de verdad. Brasil se marginó del proceso que acaba de culminar con la liberación de un número de prisioneros de conciencia en Cuba y parece estar más cercano a las posiciones duras de Fidel que a la postura negociadora de su hermano Raúl.

La reñida campaña presidencial que acaba de iniciarse en Brasil pone frente a frente a José Serra y a Dilma Roussef. Serra es un político conocido y se lo podría relacionar con la postura política de los presidentes de Chile, Colombia, Perú, México y Uruguay. Roussef es menos conocida. De origen político de extrema izquierda, nunca ha ejercido un cargo de elección popular y si bien parece estar siendo capaz de captar parte del voto de Lula, no tiene su carisma personal. Está por verse como funcionaría un “Lulismo” sin Lula. Bajo Lula las brechas sociales comenzaron a disminuir, pero falta mucho y los problemas sociales existentes aun son de dimensiones colosales y demandan resultados urgentemente.

Chávez se encuentra en una coyuntura complicada; próximo a una elección, con alta inflación; en peligro de default; con el carisma a la baja; con el precio del petróleo relativamente bajo; con baja en la producción. Hugo ya no es lo que fue, inició el descenso, que puede ser brusco o suave y prolongado. La resolución de la Internacional Socialista, apoyada por el socialismo chileno, condena al Chavismo como una dictadura sin más y lo deja sin el paraguas moral de este importante sector político mundial. El decaimiento de los Castro, lento pero sin pausa y sin retorno posible, deja a Hugo solo. Ya no es un peligro ni un modelo, es una anécdota. Una anécdota de populismo militarista latinoamericano, con petróleo.

Brasil está nuevamente en una encrucijada que afectará a toda la región: volver al redil norteamericano, para lo cual debe abandonar su postura antimperialista, dejar caer su política nuclear iraní, apoyar a los partidarios del cambio en Cuba, alejarse de Chávez y apoyar decididamente las democracias tradicionales en la región o perseverar en el liderazgo rupturista frente a EEUU, hacer causa común con la Cuba de Fidel (mientras dure), con Irán y con Ortega de Nicaragua.

Es una decisión llena de interrogantes ya que próximamente hay elecciones en Perú, país que se encuentra bajo el embate de los productores de droga que escapan de Colombia, con Sendero Luminoso al alza y con candidatos presidenciales de muy variadas líneas políticas. Argentina también tiene elecciones y el resultado es muy incierto, tan incierto como la dirección que pueda adoptar el gobierno que suceda al actual. Chile y Colombia han despejado sus respectivas incógnitas y podrían adoptar una presencia más activa en los asuntos regionales, eventualmente acompañados de Perú, según sea el resultado electoral y el fallo del diferendo que mantiene con Chile.

Roussef o Serra deberá elegir su nuevo esquema de liderazgo regional: agudizar el conflicto con EEUU (¿acompañado de Argentina? o volver al redil norteamericano. La etapa actual, producto de las movidas de Lula, está agotada.

Unasur tiene su destino atado a la decisión brasileña: morir de aburrimiento o convertirse en una agitada plataforma antimperialista de Brasil + Alba. Para Chile podría ser perjudicial aparecer marginándose y poniéndose afuera de la tendencia regional a crear nuevas organizaciones políticas. Una buena opción sería postergar la decisión hasta saber que uso le dará Brasil a Unasur.

La gran tarea de la integración política y económica de la región sigue pendiente. En el intertanto, parecería sensato avanzar en el reforzamiento de las relaciones bilaterales entre países “like minded” (de pensamiento similar), que podría ser una vía eficaz para ir moviéndose hacia la anhelada meta de la integración regional.

Artículo original

5 comentarios:

  1. Anónimo9:02 a.m.

    Este columnista de "La Tercera"de Santiago,tiene algunas fallas puntuales,en su aseveracion,quiere hacernos creer,que la UNASUR,es una mala idea,y que viene de una idea del Presidente Hugo Chavez,de Venezuela,craso error(a proposito),UNASUR,nacio bajo una idea que lanzo Brasil en 1999,la creacion fue acordada en Cuzco,Peru en el 2004,y se materializo,en Brasilia,Brasil en Mayo del 2008,luego de unos incidentes fronterizoz entre Ecuador y Colombia. Trata de usar la vieja tactica,de la politica del miedo,al insinuar,que si Brasil,no se pone de lado de Yankylandia,se le vendran las panas del infierno,le sugiero,que salga fuera de las fronteras de Chile,dese una vueltecita por los distintos Continenetes,y entonces retomemos la dicusion del peso internacional de Brasil?le parece,el responsable del FMI,para el Hemisferio Occidental,Nicolas Eyzaguirre(Que gran Ministro de Hacienda,un ejemplo!)predijo un crecimiento de de un 7,8%,para el Brasil,en el 2010,y la CEPAL,dice,que gracias a este crecimiento,la region ,incluido Chile,crecera por sobre el 4,5% este 2010. La retorica del cuento del Lobo,sirve para mentes infantiles solamente,creo que este Continente,esta logrando una madurez y solidez,en sus instituciones,y que en un futuro,hasta tendremos que acudir en ayuda,de socidades que necesitaran de nuestra solidaria ayuda.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:41 a.m.

    Error, UNASUR fue primero propuesto por Chavez, Brasil solo le dio su apoyo.

    ¿Por que crees que los primeros y casi unicos en ratificar el tratado que la crea son todos chavistas? Venezuela, Bolivia y Ecuador.

    Todas esas ideas de crear organismos que excluyen a EEUU, tienen genesis chavista. A los demas latinoamericanos nos casi lo mismo, porque sabemos que esos organismo aporta poco o nada, y solo sirven para que los politicos y diplomaticos se junten a tomar y comer con nuestra plata, porque en Latinoamerica no hay un proposito real de unirse, son discursos coloridos y sin contenido, porque luego, cada quien tira para su lado y sus intereses, y se pasan los tratados por el culo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:13 p.m.

    UNASUR y la OEA ambos son obsoletos y no ayudan al crecimiento regional ya que unasur simplemente sirve para airear deferiencias entre venezuela y sus enemigos(U.S.A y Colombia) y la oea para controlar que todo este en calma por los gringos ninguno sirve a un proposito de crecimiento economico, social, regional y politico en comun, si fuera asi el caso no estariamos con los mismos problemas de siempre desde que fueron creados.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:50 a.m.

    Chavez rompe relaciones diplomaticas con Colombia. Tal parece que quien necesita un satelite o una flota de ellos y con urgencia es la OEA, para derimir y aclarar situaciones limitrofes como esta que llevo al rompimiento de relaciones ColomboVenezolanas.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:47 a.m.

    Las disputas colombo-venezolanas son politicas e ideologicas, nada tienen que ver los satelites.

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.