Artículos Destacados

miércoles, abril 27, 2011

Chilenos consumen 11 kilos de galletas y chocolates por año

En promedio, cada chileno se toma al año unos 122 litros de bebidas carbonatadas, come 2,7 kilos de chocolate y otros 8,4 kilos de galletas.

Estos son algunos de los resultados que arrojó un estudio preparado por la consultora de mercado de origen inglés Euromonitor -a petición de "El Mercurio"- para conocer cuánto compran y consumen los chilenos de productos como dulces, golosinas o bebidas.

Esto, en momentos en que se discute en el país el llamado "proyecto Súper 8", una iniciativa legal sobre composición y publicidad de alimentos que busca regular la rotulación de estos, su etiquetado, y establecería restricciones a la publicidad y a la venta para aquellos que se consideren altos en grasas o azúcares.

El objetivo es combatir la obesidad y sus consecuencias para la salud, que por cierto también se traduce en un peso económico para el Estado. Fonasa gastó en 2009 $90 mil millones en diagnosticar y tratar enfermedades vinculadas a la mal nutrición como diabetes, hipertensión e infartos. Y este año el sistema público de salud gastará sólo en atención primaria más de $1.200 millones en un programa orientado a cambiar estilos de vida de personas que tienen malnutrición (por exceso) y cuya salud corre riesgos.

¿Efecto del proyecto?

El resultado del análisis de la consultora de mercado muestra, además, que aquel tipo de productos ha tenido tasas de crecimiento en valor de entre 29% y 153% en los últimos cinco años en Chile, si se compara el tamaño del negocio en este período (en 2010 la industria de galletas tuvo un tamaño de US$ 670 millones y la de chocolates, de US$ 467 millones).

Pero esta expansión no es muy distinta a la que en el mismo lapso han tenido otros productos, como yogures o las pastas, que entre 2005 y 2010 se expandieron en 81% y 40%, respectivamente. El arroz lo hizo en 18% y los pescados y mariscos enlatados, en 26,6%.

Los que más se dispararon fueron los productos snacks -que comprende productos como barritas de cereal, por ejemplo-, lo que guarda relación con que se trata de una categoría en expansión: su peso actual es de sólo US$ 15,6 millones y su consumo per cápita no llega a un kilo al año (ver infografía).

La otra cara de la moneda son las bebidas carbonatadas, con ventas que suman US$ 2.122 millones, aunque con una tasa de expansión más moderada, de 31,4% en el período, propia de un consumo más consolidado.

En su mayoría, estos productos tienen como primer canal de venta los supermercados (hiper o supermercados): 62% de las galletas, 84% de los snacks o 74% de las leches saborizadas se venden allí. La única excepción a esta regla son las golosinas y las bebidas, que reinan en el comercio al detalle, o sea, en las tiendas de conveniencia, almacenes o los comercios de estaciones de servicios.

Lo que opina la industria

Por lo mismo, no es de extrañar que actores que están en el rubro alimenticio anticipen poca efectividad en que se restrinja el consumo en los quioscos de colegio.

"Cuando yo miro los números internos, los colegios y las universidades no significan ni medio punto. Ni siquiera un punto de mi venta. A mí me afecta bien poco. La industria funciona muy fuerte cuando está corriendo el año escolar, y baja en el verano. Pero esa venta se ve reflejada en el supermercado. O sea, la mamá le compra la colación al hijo en el supermercado y éste la lleva al colegio", dice en su calidad de fundador de Nutra Bien, Patricio Jaras, quien formó la compañía en 1988. Ahora la firma funciona aliada a la división Foods de CCU.

Por lo mismo, sus pronósticos -lejos de avizorar impacto en las ventas- apuntan a la expansión, destacando la fuerza que en la compañía le dan a productos saludables (como hechos a base de manzanas) y a una rotulación más fácil de leer.

"La industria va a crecer. En los productos que nosotros participamos -galletas, bizcochos chocolates-, la industria es hoy de US$ 1.200 millones y estimamos que a 2020 va a crecer a US$ 1.700 millones. O sea, con legislación o sin legislación estamos estimando que va a crecer más de 50%. Y no va a parar de crecer porque esté cambiando la ley. Si todo en exceso hace mal en la vida", dice Jaras, quien estima que el gran cambio debería pasar por fomentar el deporte.

Su foco de inquietud está en la rotulación: "Yo partí chiquitito y estuve en los zapatos de las pequeñas empresas. Mandaba a hacer un envase y me duraba un año. Si manda cambiar envases, la compañía que le imprima le va a cobrar, en promedio, entre $500 mil a un millón de pesos, dependiendo de la complejidad del producto. Esto es por cada envase. Imagínense una pyme que tenga que cambiarle a 10 productos. ¡Son $10 millones. Tal vez no tenga cómo hacerlo!", resalta Jaras.

Un histórico del negocio concuerda con este diagnóstico. Pelayo Monroy -creador del tradicional calugón Pelayo, y quien se inició en 1967 en la industria-, cifra los mayores costos en por lo menos el 3% de las ventas, como consecuencia de los cambios en rotulación.

Pero se resigna. "Es parte del trabajo y no queda otra", dice Monroy, quien con sus productos vendidos en locales mayoristas (Alvi), quioscos y comercio ambulante, se lleva el 2% de la torta global de golosinas. "(Con el cambio) comprarán en el quiosco de afuera del colegio. Cuando yo era chico, hace años, en el colegio no vendían dulces y se compraba afuera", dice.

Artículo original

1 comentario:

  1. Anónimo11:57 p.m.

    Segun leia , somos el primer pais del mundo en obesidad infantil ! EE UU esta en segundo lugar...esto debido a la proliferacion de comida chatarra como hamburguesas , papas fritas , lomitos , chorrillanas , completos con 1/4kilo de mayonesa chorreando por los costados etc. Por otro lado encontre en la pagina de VITONICA ( www.vitonica.com/prevension/coca-cola-una-bebida-poco-saludable ) este articulo , estos son algunos parrafos.....Ademas estudios demuestran que las bebidas carbonatadas o gaseosas , no hacen bien a nuestra salud Un vaso de Coca Cola contiene 90 calorias , se caracteriza por poseer mucha cantidad de azucar que la ingerimos casi sin notarlo , como si fuera un jugo mas inofensivo para la salud , cuatro vasos equivalen casi a una comida principal , sin aportar minerales , nutrientes ni vitaminas importantes para el organismo.
    Por otro lado , ya sabemos de su contenido en acido fosforico que impide la absorcion del calcio y puede producir una desmineralizacion de los huesos.
    Su contenido en cafeina no es insignificante , al igual que su influencia sobre el sistema nervioso central que puede causar una intoxicacion por la misma por su consumo en exceso y sufrir insomnio , adiccion , nerviosismo constante , entre otros efectos indeseados.
    Incluso el ph acido de la Coca Cola , es lo que muchos consideran un potente anticorrosivo que puede malograr la mucosa estomacal y producir enfermedades en la misma . La Organizacion Mundial de la Salud considera que este refresco y otros similares , pueden contribuir al desarrollo de enfermedades cronicas como OBESIDAD y DIABETES.
    Por eso lo primordial es tener razones suficientes para considerar los refrescos una BEBIDA OCASIONAL y no sana ni necesaria a diario.

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.