Artículos Destacados

jueves, diciembre 24, 2009

La banda ancha se convierte en prioridad para los gobiernos

La estrecha relación entre educación, productividad y competitividad está llevando a las autoridades del mundo a hacer enormes esfuerzos para promover y facilitar el acceso a Internet.

Pero no cualquier acceso. Los países desarrollados se centran en otorgar y asegurar a la población conexiones con un gran ancho de banda, de modo de reducir al máximo la brecha digital.

El más osado ha sido Australia, cuyo gobierno anunció una inversión de, nada más y nada menos, que US$ 30.000 millones (aprox. el 25% del PIB de Chile) en una gigantesca red de fibra óptica que conectará al 90% del territorio y que permitirá velocidades de hasta 100 megabites por segundo. Para el 10% restante, el gobierno prometió tecnología inalámbrica con velocidades de 12Mbps. En Estados Unidos, Barack Obama no lo ha hecho nada de mal. La semana pasada anunció que destinará
US$ 7.200 millones para extender redes de alta velocidad en zonas rurales y barrios pobres del país.

A esto se suma Finlandia, que emitió un decreto garantizando por derecho constitucional a una conexión a Internet con un piso de 1 Mbps.



Chile

En Chile, claro está, los montos de inversión pública en la materia no han sido tan grandes. Sin embargo, sí hay proyectos e iniciativas que apuntan a lo mismo. Ahí están, por ejemplo, la Conectividad para Localidades Intermedias de la Provincia de Palena, la Red de Fibra Óptica entre Puerto Natales y Cerro Castillo y el Proyecto de Telefonía Móvil I y II, entre otros.

“El Estado ha dado pasos importantes para acelerar la penetración de Internet (…), pero quedan enormes desafíos para incorporar también a los sectores de menores recursos”, reconoce Hernán Orellana, secretario general de la Asociación Chilena de empresas de Tecnologías de la Información. El ex gerente general de Microsoft agrega que en Chile la banda ancha debería crecer como mínimo a tasas de 7% anual, para llegar al desarrollo en 2020.

El gerente general de Cisco Chile, Guillermo Moya, recomienda seguir lo planteado por la Cepal de declarar esta tecnología como un bien o servicio básico y que se fomenten medidas como la disminución del precio de las conexiones y se mejore de la oferta por parte de más operadores y mayor acceso en zonas rurales.

“Es muy importante que el Estado siga creando medidas para ampliar y extender el acceso de más chilenos a Internet de banda ancha como se ha hecho hasta ahora”, dijo Moya.

Con todo, hay que señalar que la penetración de la banda ancha crece de manera casi ininterrumpida en Chile, ubicándose hoy en 9,7%, la tasa más alta de la región. Pese a ello, hay que decir que la cifra es baja si se considera la media de 43% de Europa o el 86% que, según Gartner, tiene el líder mundial, Corea del Sur.

Artículo original

1 comentario:

  1. PUTA... SERÍA BAKAN QUE ACÁ TAMBIEN ASEGURARAN CONEXIONES INALÁMBRICAS PARA LAS CIUDADES POR LO MENOS...


    BUENO... TODAVÍA FALTA POR CRECER...


    INTERNET MÁS ADELANTE SERÁ COMO EL ALCANTARILLADO.. INDISPENSABLE.

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.