Artículos Destacados

sábado, enero 02, 2010

Más arena y desierto en Argentina y Chile

La prueba arranca con Sainz buscando romper el gafe de los últimos años y Coma defendiendo su título en motos.

El Rally Dakar Argentina-Chile 2010 comienza este viernes en Buenos Aires su segunda edición en Suramérica, en la que 383 vehículos recorrerán unos 9.000 kilómetros de pampas, terrenos rocosos y desiertos. Unas 161 motos, 28 quads, 141 coches y 53 camiones se inscribieron para recorrer hasta el 17 de enero las 14 etapas de la carrera, divididas equitativamente entre ambos países, que tendrán al Desierto de Atacama como el escenario más desafiante.

El surafricano Giniel de Villiers (Volkswagen) volverá a ser uno de los protagonistas del rally, tras su triunfo de 2009, al igual que su compañero de equipo, Carlos Sainz, el estadounidense Robby Gordon (Hummer) o el francés Stephane Peterhansel (BMW).

Los gobiernos de Argentina y Chile, que aportaron unos 12 millones de dólares para que el rally no se moviera de sus territorios, esperan que se repitan el furor turístico que desató la prueba el enero pasado, con cientos de miles de espectadores a la vera de los caminos que le dieron un inaudito calor popular a la competición.

Esta edición trae además novedades para equilibrar el aspecto deportivo, como por ejemplo el cambio de la reglamentación. Las motos de grandes cilindradas serán todavía aceptadas para los amateurs, pero los profesionales o los considerados pilotos top por sus buenos resultados, circularán con una brida que reducirá la potencia de su motor a nivel de los 450cc. A partir de 2012, sólo se aceptarán motos de esta cilindrada. También se dará una ayuda a los vehículos a motor atmosférico de gasolina, para equiparar la ventaja que han tomado los motores turbo-diesel.

El recorrido será inverso al de 2009 y no incluirá a la Patagonia. Partirá rumbo al noroeste, para cruzar a Chile por el Paso San Francisco, a más de 4.700 metros de altura. Desde allí, los pilotos se dirigirán a las etapas más duras de la carrera, en el Desierto de Atacama, para luego comenzar a bajar hacia el sur y regresar a Argentina por la provincia de Mendoza. La llegada está prevista para el 16 de enero en Buenos Aires.

Carlos Sainz (Volkswagen), en coches, y Marc Coma (KTM), que defiende el título en motos, se presentan un año más como firmes aspirantes a lograr el triunfo. El madrileño Sainz se enfrenta a su cuarta aventura en el Dakar con la ilusión de acabar con el mal fario de los últimos años. En la última edición era líder destacado a sólo tres etapas para concluir la prueba y un barranco arruinó sus aspiraciones alargando la sombra del gafe que lo acompaña.

Mientras, Coma correrá al manillar de una KTM 690 con la potencia limitada tras las dudas de la marca de participar. Junto al catalán, los grandes favoritos para el triunfo serán los franceses Cyril Despres (KTM), David Fretigne (Yamaha) y David Casteu (Sherco), segundo, tercero y cuarto, respectivamente, el año pasado.

Artículo original

1 comentario:

  1. Y eso que somos la tripa seca, igual tiene su encanto el desierto nortino (fuera que nos da millones con turismo,mineria,puertos,zona franca)
    Puta que linda es mi tierra.

    Fuerza Chaleco , fuerza De Gavardo

    Saludos

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.