Artículos Destacados

jueves, septiembre 10, 2009

Transparentando Adquisiciones Militares: Entre Brasilia y Santiago.

Brasil está embarcado en un amplio y profundo proceso de modernización de sus capacidades militares. El Plan Estratégico de Defensa ya fue lanzado con pompas y platillos. La visita del mandatario galo es prueba de ello.

Brasil ha sido claro en señalar las razones primarias que le impulsan a invertir un monto cercano a los 14 mil millones de dólares hasta el año 2021: la protección de sus recursos naturales, pero en forma general hablan de “proteger su territorio” y las nuevas fuentes de poder que éste encierra, como es la Amazonía, sus cuencas hidrográficas y la plataforma marítima brasileña rica en oro negro. Esta es la versión oficial. Sabemos que detrás de ello se esconden aspiraciones de potencia, lo que parece ser natural a un país que una vez se autoproclamó un “imperio” y que hasta hace una década y media atrás competía con Argentina para ejercer un dominio sobre toda la región.

Hoy Brasilia inauguró oficialmente lo que debería ser un aspecto central en su carrera por constituirse en una superpotencia mundial, y en particular sudamericana. Existe un cuestionamiento en “voz baja” sobre las reales intenciones brasileñas, nadie en el espacio sudamericano critica abiertamente este proceso, salvo Paraguay con quien Brasilia ha mantenido estos últimos años fricciones políticas. El resto observa y calla. En Argentina las críticas veladas desde su Comunidad de Defensa siguen. Preguntándose cuando será el turno de sus propias fuerzas armadas, haciendo hincapié en los procesos de modernizaciones chilenos y brasileños.

Simultáneamente a esta noticia brasileña, en Chile se da inicio al proceso de desmantelamiento de la llamada Ley del Cobre que garantizaba un canon del 10% de las ventas del metal rojo para las FF.AA. La idea que subyacía era garantizar flujos permanentes de recursos hacia el repotenciamiento de las capacidades disuasivas chilenas. Materializar el “nunca más”.

Asociado a la información anterior, ampliamente divulgada, se conoce la pronta aparición del tercer Libro Blanco de la Defensa: Chile transparenta sus intenciones y capacidades, junto con establecer reiterativamente que no posee reivindicaciones territoriales con ningún país vecinal.

En ambos casos, en el de Brasil y en el de Chile, los procesos de modernización de sus capacidades bélicas son cualitativamente relevantes. La defensa de “nuevos intereses” y de “nuevos estatus” impone aggiornar dichas capacidades de intervención cooperativa con otros Estados, pero también cristalizar las capacidades de reacción y acción frente a entidades políticas estatales sobre quiénes la credibilidad de la amenaza es la única forma de evitar lo impensable.

Brasil, como dijimos, “transparenta” sus objetivos políticos detrás de esta restructuración de su fuerza. Chile tiene la debilidad de no ser claro en este aspecto, lo que conlleva a, por ejemplo, una oleada de críticas instrumentales desde Perú. Desde Lima se señala que "no están claras" las razones que explican este proceso de adquisiciones, no obstante que frente a posturas reivindicacionistas limítrofes, a la inestabilidad orgánica de ciertos Estados vecinales, a la presencia de actores subnacionales que generan efectos dominós en cuanto a procesos de adquisiciones de sistemas de armas y la presencia de fuerzas ideológicas expansionistas y de naturaleza totalitarias, poco queda por justificar el proceso en cuestión.

Un aspecto central, de esta problemática, radica en dotarse de una seguridad relativa que permita fortalecer la credibilidad de la amenaza y por ende la disuasión, no obstante que ésta sea una de tipo ofensiva. Eso es lo que hace Chile. Se trata de una estrategia de potenciación limitada. Chile no busca, como Brasil, proyectar una capacidad de potencia a nivel regional ni menos aún mundial.

Ahora, y dados los cuestionamientos peruanos de esta medida, tantas veces exigidas, el Gobierno chileno "tira la pelota" hacia el campo peruano. Son ellos los que deberán debutar un proceso de transparencia de sus propias capacidades, pero sobre todo de sus intenciones políticas. La resucitación del Sendero Luminoso, de ser efectiva, les permitirá, en parte, explicar su propio proceso, pero con una credibilidad limitada.

Artículo original

4 comentarios:

  1. Anónimo4:40 p.m.

    La política de adquisiciones chilenas es transparente y aunque en apariencia(para los vecinos) no es claro el por qué de las compras, hay lineamientos evidentes, primero, renovar equipo obsoleto, lo que redunda en disminución de costos y mejora la interoperatividad con otras fuerzas, mientras más actualizada es la fuerza más barato es incorporar nuevas tecnologías, no es lo mismo dar un salto en el uso de equipos de los años 50 o 60 a dar un salto con equipos de los noventa; cuidar nuestro enorme mar territorial, disuadir a vecinos poco amigables que hace 130 años viven masticando una derrota y alimentando el odio y en caso de conflicto ser capaces de proyectar la fuerza y llevar el conflicto al territorio enemigo; en un vídeo de más abajo se habla de Chile como la Arabia Saudita del Litio, entonces debemos ser capaces de defender nuestros recursos naturales; ser capaces de responder ante catástrofes y desastres naturales.
    Si no le gusta al vecino, pues que se joda.

    Cristián.

    ResponderEliminar
  2. Con los vecinos suceden dos cosas:

    1) por soberbia e ideotez, publicamente dicen que Chile no es importante, que Chile no tiene recursos, que Chile no tiene nada que defender.... al mismo tiempo dicen que el agua sera la fuente de conflictos del futuro. Omiten por lo tanto que Chile tiene LA TERCERA RESERVA DE AGUA DULCE DEL PLANETA, Y LA UNICA CON ACCESO TERRESTRE (el polo norte flota sobre el agua y Groenlandia no esta conectada a ningun continente. La Antartida es un continente despoblado y aislado). Al mismo tiempo Chile tiene que defender otros recursos como el Litio (esencial para la economia "verde", se usa para las baterias), el cobre (las mayores reservas del planeta estan en Chile). Defender el mar territorial y la Zona Economia Exclusiva, una de las mas extensas y ricas del planeta, y posiciones con valor estrategico mundial, como el Estrecho de Magallanes (clave en caso de un atentado en el Canal de Panama), la Isla de Pascua (que da una proyeccion estrategica a Chile hacia Asia... los peruanos hablan mucho, por no se pueden alejar de la costa), y puntos internacionales de valor estrategico para Chile como son el Canal de Panama (del que Chile es el 4to usuario mundial, primero en Latinoamerica), etc.

    2) Por otro lado, no es politicamente "correcto" explicitar algo que todos sabemos, pero que nadie quiere reconocer ni decir...... que paises como Peru y Bolivia, atacarian Chile si tuvieran la posibilidad de hacerlo. Y finalmente, se requiere poder disuadir a Argentina, simpre tan volatil e impredecible, y que siempre tuvo pretensiones expansionistas para alcanzar el Pacifico (la teoria geopolitica dice que ninguan potencia es tal, si no tiene acceso a dos oceanos).

    Chile requiere FFAA altamente entrenadas y bien equipadas, para que nuestro desarrollo no se vea siquiera amenazado por idioteces propias de los paises vecinos (especialmente del norte), donde abundan taraditos como Ollanta Humala (que obtuvo 47% de los votos en la ultima eleccion presidencial) y que ha declarado que LE GUSTARIA ENTRAR A ARICA MONTADO EN UN TANQUE... y cuyo padre a declarado sin pelos en la lengua a la TV peruana, que PERU TIENE QUE INVADIR CHILE CON FUSIL Y PENE, para que 9 meses despues de la invasion, las chilenas esten pariendo peruanos (SON SUS PALABRAS LITERALES).

    CON VECINITOS ANIMALESCOS Y DE TAMAÑO NIVEL DE BRUTALIDAD, HAY QUE ESTAR SIEMPRE PREPARADOS PARA BARRERLOs DEL MAPA SI NOS ATACAN.

    Saben que seria asi, por eso tanto lloriqueo y acusaciones de armamentismo. Es su frustracion al ver que sus sueños de guerra no pueden ir mas alla de frases incendiarias y odiosas.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:34 p.m.

    lo más ridículo de todo es que es tanto el odio que nos tienen estos individuos, que de tanto repetir la cantinela del país sin recursos, hasta sus propias autoridades se lo creen, esto revela una falta de seriedad y profesionalismo que asombran, lo hemos visto en declaraciones de congresistas peruanos, del Gral. Chiabra, de Alan, de Ollanta, la mentira recorre en forma transversal todos los sectores de la sociedad peruana. He visto pocos peruanos, con la suficiente lucidez para darse cuenta que lo que dicen son sólo disparates.
    Peor aún están tan obnubilados con la propaganda y su "apogeo" económico que no pueden ver lo que salta a la vista, ciudades que hace 2 años que no se reconstruyen, la guerra del VRAE que no han ganado porque no pueden,

    http://www.youtube.com/watch?v=3LOUGswyAYk&feature

    el megapuerto inviable y un sinfín de cosas más y persisten en su sueño de hacernos la guerra y aplastarnos.

    Cristián.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:55 a.m.

    a los gueones del perru (orangutanes)les da verguenza transparentar lo que tienen por que tienen puras chatarras y mas encima les venden puras chatarras que son del año del pico

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.