Artículos Destacados

martes, agosto 03, 2010

¿Para qué sirve recibir los Juegos Sudamericanos?

Cuenta Pablo Squella que los Juegos Odesur de Santiago 1986 ni siquiera parecían un evento multidisciplinario. "No estábamos informados sobre cuándo y dónde había otros deportes", dice el ex atleta, que entonces obtuvo oro en 400 metros vallas.

Por lo mismo, el recordman chileno del mediofondo asegura que los actuales Juegos Sudamericanos distan mucho de lo que se vivió hace 24 años. Y, por tanto, cualquier herencia será muy superior a la que podría haber dejado aquella edición de los Odesur.

"Para nosotros no fue más que un torneo. Pasó casi inadvertido. No era como hoy, que es un evento fundamental para todos los atletas. Si ni siquiera había un ambiente especial", recuerda Squella.

Algo diferente piensa el también atleta Carlos Morales, oro en 400 y en la posta larga en 1986. Él sí cree que hubo legado de la cita santiaguina.

"En mi caso, toda la preparación contó con recursos que nos permitieron viajar a Europa. Además, la competencia me permitió mejorar mis marcas, así que sí salimos ganando", valora.

De todas formas, para Morales, las diferencias entre los Juegos de antaño y los de hoy siguen siendo siderales.

"No tienen nada que ver. Ni en el número de competidores ni en la infraestructura que se ocupa. Eso es lo bueno: se refaccionarán las pistas atléticas y se comprarán nuevos implementos deportivos", destaca el ex medallista sudamericano.

Miguel Droguett, campeón en el ciclismo en ruta en 1986, tiene una voz más crítica: "Esos Juegos no dejaron nada. Ni siquiera hubo velódromo; y en lo deportivo, al final corrimos los mismos de siempre. No hubo renovación hasta 1993", asegura "Topo Gigio".

"Ojalá que en 2014 quede al menos un velódromo techado, de madera y de 250 metros de longitud. Claro que eso generará recambio sólo en una década más", razona Droguett.

Ellos serán las figuras de Chile en 2014

Iván López podría no estar en Santiago, pues tendría más de 23 años, la edad límite; algo que el COCh pretende cambiar. "Es la única manera de que nuestros atletas se enfrenten a la alta competencia", cree Pablo Squella.

Kristel Köbrich -al igual que el gimnasta Tomás González- alcanzarán a llegar a 2014 en un buen momento deportivo. La nadadora radicada en Córdoba ganó dos oros en Buenos Aires 2006 y uno más este año en Medellín; por lo que Santiago podría ser una buena chance para lucir sus condiciones tanto en piscina como en aguas abiertas.

Luis Mansilla y Pablo Seisdedos formaron la cuarteta que rescató medalla de plata en los Juegos de Medellín. Con cuatro años más de experiencia y roce internacional, ambos debieran liderar al ciclismo en pista chileno. "Tienen futuro, lo mismo que Paola Muñoz entre las damas. En la ruta, me quedo con Cristóbal Olavarría", confía Víctor Garrido, gerente técnico del ciclismo.

Bárbara Riveros llegará en su mejor momento a la cita capitalina. Dando ventaja etaria, la capitalina ganó medallas tanto en 2006 como 2010. En casa, debiera andar aún mejor.

Artículo original

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.