Artículos Destacados

jueves, noviembre 19, 2009

Un presidente “chicha” que avergüenza a sus antepasados

Colaboración de El Mago

Uno de los primeros aprendizajes en la escuela está marcado por el valor histórico del pueblo Inca, que llegó a formar un imperio con una estructura política, digna de diversos estudios antropológicos.

El desarrollo de la agricultura, la medicina, las artes (alfarería, pintura, etc.), la arquitectura, la mitología y la religiosidad expresada es una cosmovisión elaborada para explicar fenómenos de alta complejidad, constituyen un pasado del pueblo peruano, de alta envergadura.

Los más de 28 millones de peruanos viven una situación muy distinta a la de sus antepasados.

El Instituto Nacional de Estadísticas e Informática del Perú dice que 39,3 por ciento de peruanos viven en pobreza y 13,7 por ciento en extrema pobreza. Los sectores más carenciados de la población no superan los 60 dólares mensuales de ingreso.

Eso explica la migración de ciudadanos peruanos que están repartidos por el mundo, incluido Chile, donde residen más de 107 mil personas que ven con angustia que su país no es capaz de brindarles oportunidades para ellos y sus familias. Y la corriente migratoria no se detiene.

El presidente Alan García, es capaz sin embargo, de ignorar esa realidad y se vanagloria de las cifras macroeconómicas para tratar de recuperar la popularidad que ha perdido como agua entre los dedos. Tiene un esmirriado apoyo de sólo 26 por ciento de la población y con posibilidades de seguir cayendo.

Despertar los viejos fantasmas de la guerra es el camino elegido por un García que no se diferencia en nada con el García de 1985, ungido a la primera magistratura por el pueblo que le creyó y que terminó desilusionado, inmerso en la desesperanza.

Bueno, hay una diferencia. Para ser justos, esta vez ha traicionado a Raúl Haya de la Torre, fundador del APRA (Alianza Popular americana), un partido de centro-izquierda, y se ha aliado con Alberto Fujimori, primero en secreto y después públicamente.

Su primer gobierno fue un desastre, salió del país acusado de corrupción y partió a Colombia, primero y después se radicó en Francia en un castillo comprado en las afueras de Paris con dineros nunca trasparentados.

Cuando volvió a Lima, no se le pudo procesar por una serie de delitos, entre otros, por enriquecimiento ilícito, toda que vez que sus críticos lo acusaban de haberle puesto ruedas al Perú.

Ese es Alan García. El dispara su arsenal verbal contra Ecuador, contra Evo Morales y también contra Chile, entre otros. Ni hablar de su demagógico “pacto no agresión”.

La pretensión de territorio chileno, reflejada en la demanda ante la Corte de la Haya es su ofensiva jurídica, complementada ahora con su alarde comunicacional, que empezó en Bariloche y siguió en la cumbre de APEC, con una serie de capítulos intermedios.

La historia del supuesto espía constituye un capítulo altamente peligroso en manos gente como García o el Gral. (r) Donaire y está muy cerca de la provocación.

Las palabras de la hermana del supuesto espía, arrojan una señal para tener en cuenta: Como una “sarta de mentiras” calificó Cecilia la supuesta actividad de espionaje del suboficial peruano Víctor Ariza. Según Cecilia, tras la denuncia contra su hermano “existen intereses muy altos que no puede revelar”.

Lo que viene es difícil de predecir, pero la intención de Alan García es seguir abusando de la grandilocuencia sensacionalista de la que hecho uso y abuso hasta ahora y basta ver los diarios peruanos que agraden a Chile y su Presidenta con total impunidad.

García ha perdido la compostura que exige la dignidad de un mandatario, que debería honrar la historia de su pueblo y no seguir denigrando la convivencia entre países hermanos, que juntos, deberían buscar el bienestar de sus ciudadanos en vez de montar espectáculos mediáticos y confundirse con la prensa “chicha”, exacerbando nacionalismos chovinistas trasnochados.

Artículo original

1 comentario:

  1. Anónimo4:04 p.m.

    ¿Porqué chicha, si es tan rica con harina tostada?

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.