Artículos Destacados

miércoles, junio 02, 2010

El Gobierno de Perú deja sin efecto la compra de porta tropas israelíes tras una denuncia de fraude

Colaboración de kENNYCOIMERO

Lima - El Gobierno de Perú ha dejado sin efecto la compra de los 31 camiones porta tropas israelíes Hatehof valorados en 11 millones de dólares que estaban destinados a la Policía Nacional. El presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, explicó que se había tomado esta decisión con el objetivo de evitar cualquier tipo de duda técnica sobre los vehículos, y aclaró que esta medida no cuestiona al proceso de la adquisición de los mismos.

"No se cuestiona el procedimiento, que ha sido absolutamente regular, sino que ha habido observaciones en relación a la palanca de cambios, al tipo de aro de neumáticos de los vehículos, a los sistemas... Cosas que están generando dudas y sombras sobre una operación que debe ser impecable", indicó el jefe del Consejo de Ministros. Velásquez agregó que se quiere evitar que se echen sombras a una operación de esta naturaleza: "se trata de un tema que para el gobierno está cerrado".

Estas declaraciones vienen a respaldar al ministro del Interior, Octavio Salazar, quien evita así asumir la responsabilidad sobre el asunto, responsabilidad que ha asumido su viceministro, Samuel Torres, quien renunció irrevocablemente al cargo.

Fallos técnicos

La polémica surgió cuando IDL-Reporteros denunció un fraude en la compra de estos vehículos y mostró documentos de la Dirección de Logística del Ministerio del Interior, firmados por el general Mario Obregón, que probarían que son los mismos porta tropas que fueron rechazados en 2007 por el entonces titular del Interior, Luis Alva Castro, debido a su alto precio.

Obregón viajó a Israel después de la publicación de dos reportajes de la mencionada publicación que revelaron el altísimo sobreprecio con el que el ministerio del Interior compraba un lote de 31 porta tropas a la firma Hatehof, en Israel.

El precio de los Abir vendidos en 2007 fue de 107.000 dólares cada uno. En la nueva compra, con cambio de nombre ("Wolf 2") y algunas modificaciones menores, los porta tropas fueron vendidos a 171.000 dólares cada uno. El sobreprecio era de cerca de dos millones de dólares sobre el precio acordado (y rechazado por ser supuestamente alto) en 2007.

La primera publicación de IDL-Reporteros provocó una furiosa réplica por parte del ministerio del Interior, sobre todo a través de su viceministro Samuel Torres. En una conferencia de prensa, poco después de la publicación del primer reportaje, Torres reiteró que se trataba de diferentes camiones y, sobre todo, que los que se compraba ahora eran del 2009.

Sin embargo, Torres dijo que "la Policía Nacional del Perú aún no ha dado la conformidad de los vehículos fabricados por la empresa Hatehof Ltd., la misma que se verificará en fábrica, por lo tanto, si pretendieran entregar vehículos distintos a los solicitados, y de año de fabricación menor al 2009, no se dará la conformidad y se ejecutarían las cartas fianza por el cien por ciento del monto del contrato a favor del Ministerio presentadas por la empresa Hatehof Ltd.".

El 19 de febrero, IDL-Reporteros publicó un segundo reportaje sobre el tema titulado "La Prueba", donde se comprobó que Hatehof había comprado 31 Abir a AIL, la planta industrial de Nazaret que los había ensamblado en 2007. Una conversación telefónica grabada en Israel dejó absolutamente claro que Hatehof había comprado esos vehículos para enviarlos a Perú.

¿Nuevos o viejos vehículos?

La contundencia de la prueba hizo que el Ministerio del Interior se viera obligado a dar marcha atrás mediante un comunicado en el que se afirmaba que, "si la empresa Hatehof no cumple con entregarnos vehículos "Nuevos" [sic] que cumplan con todas las especificaciones pactadas, no se dará la conformidad, se ejecutarán las fianzas y no se entregará un centavo".

El comunicado añadía además, que "si en este caso se trata de un intento por sorprender al Estado con vehículos adulterados procederemos drásticamente en defensa de los intereses y los dineros públicos".

El "drástico" procedimiento fue el sigiloso envío del general Mario Obregón a Israel, acompañado de tres suboficiales: los especialistas Dante Camarena, Óscar Sánchez García y Rafael Gonzáles. Esta delegación elaboró un informe que recogía que cuando Obregón y los especialistas que lo acompañaron llegaron a las instalaciones de Hatehof para inspeccionar los 31 portatropas, se les dijo que solo había ocho vehículos, pues los otros 23 no habían sido ensamblados todavía.

Por ese motivo, sólo pudieron revisar ocho camiones porta tropas ligeros (montados sobre un chasís de Dodge Ram), revisión en la que los especialistas constataron que dos de esos ocho vehículos tenían el número de chasís cambiado. Les habían puesto un código VIN (Vehicle Identification Number) de 2010, pero registraban como año de fabricación el 2007.

La Tercera Fiscalía Anticorrupción, que empezó a investigar el caso, solicitó, mediante tres oficios dirigidos al ministro del Interior, el informe de Obregón, a lo que el ministerio no contestó. A partir de ahí, tanto Salazar como el jefe de la Policía, Miguel Hidalgo, se han negado a acudir a la Fiscalía para declarar sobre el caso.

El Ministerio del Interior se defendió alegando que la compra se daba con todas las garantías de un proceso dentro de la legalidad, y respaldó a su viceministro Torres, a cargo de la operación. De hecho, el Ministerio envió una nota de prensa a los medios explicando que no se había ocultado el informe Obregón sobre verificación de cumplimiento de las especificaciones técnicas de los camiones porta tropas,; y aportó copias del informe aludido enviadas a la Contraloría de la República y a la Comisión de Defensa del Congreso, entre marzo y mayo del presente año.

Artículo original

6 comentarios:

  1. Anónimo10:27 a.m.

    Que bien que se halla hecho asi, y que exista la denuncia de todo tipo de intento de corrupcion.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:38 p.m.

    anon 10.27.... jajajaja ojala fuera tan simple

    el problema de Peru es que la corrupcion esta extendida a todo nivel y a veces se hace tan evidente, que es imposible disimularla y tienen que hacer algo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:47 p.m.

    Harto caros los vehiculos, el "recorte" debe ser mayusculo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:07 p.m.

    Estos peruanos levantan una piedra y encuentran corruptos ... se nota ke sus militares no hacen nada por su patria sino por el dinero ke roban.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:03 p.m.

    En todo lado es igual, la corrupcion existe cuando las autoridades son corruptas, ya vimos asi tambien a Pinochet en los negociados de los aviones, la compra de los Leo 1 etc...

    ResponderEliminar
  6. si pero eso de pinochet ya paso hace arto tiempo aun que aun quedan algunos socialistas de mierda que siguen roban2*con cucharita de te*en democracia!! por eso les fue como el oyo tambien!

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.