Artículos Destacados

sábado, mayo 14, 2011

Oposición obstructiva: la concertación, con minúsculas

Después de cerca de un año como oposición, temo que ya no quepa hablar de Concertación, sino de “concertación”, con minúsculas.

Los mismos que por 20 años no hicieron nada en materia de post-natal hoy se oponen a la idea de legislar sobre el mismo, solo por causar daño al Gobierno. Los mismos que rechazan Hidroaysen antes aprobaron Ralco y nos sumieron en una matriz energética carbonizada. Los mismos que alegaban libertad de expresión negaron partidas presupuestarias a la SEGEGOB para acallar al Gobierno. Los mismos que mintieron a los chilenos en el extranjero diciendo que abogaban porque ellos votaran rechazaron en el Senado una propuesta que les permitía sufragar. Los mismos que se quejan de la baja participación rechazan el voto voluntario y adelantar las elecciones presidenciales. Los mismos que se burlaron de los jubilados se oponen a la idea de legislar del aumento gradual del 7% de las mismas.

No puedo imaginar como en sus distritos explicarán a las madres, a los hijos y a los ancianos que se negaron a legislar en su beneficio ¡solo por sacarse un gustito político!

Si, esos son hoy los de la concertación, con minúsculas, los mismos que, como Escalona, insultan e injurian al Presidente de la República en el Senado amparándose en su vergonzosa inviolabilidad. Los mismos que, en el colmo de lo curioso, hipotecaron cualquier credencial democrática en La Florida, negándose en forma escandalosa a aplicar la ley municipal que ellos mismos aprobaron, desoyendo hasta a la Contraloría, con tal de no dar quórum para que dicha comuna tenga un alcalde y no un mero administrador.

Quien lo diría. En eso terminó ese partido transversal con símbolo de arcoíris, otrora fuerza política invencible e indestructible, cuyas banderas ondeaban al viento con orgullo y altivez propia de quien lo gana todo: reducida al obstruccionismo.

Que pena por Chile que ellos hayan optado por ese camino, en el que se contradicen a si mismos. El mismo día de su derrota, Eduardo Frei prometió que “lógicamente vamos a estar en una oposición constructiva, como corresponde, porque sigo siendo senador". Soledad Alvear, al día después de haber pasado a la oposición, prometía que “vamos a ser una oposición propositiva. Ahí nos puso el pueblo de Chile y lo haremos en forma responsable y nuestra prioridad va a ser precisamente levantar a Chile y estar al lado de quienes han sufrido tanto”. Fulvio Rossi y Juan Carlos Latorre, en esos días presidentes de partidos de la concertación, prometieron “hacer una oposición constructiva y garante del cumplimento de los compromisos de campaña de Piñera”. Promesas, promesas, promesas. Puras promesas.

Pero la gente no es tonta, y las encuestas lo demuestran. Tres de cada cinco chilenos rechaza a la concertación precisamente porque rechazan todo, sin miramientos. La gente no quiere más escándalos, quiere ver a los opositores planteando cosas concretas y no haciendo pirotecnia barata.

Que lástima que quienes, desde la oposición, entienden esto, no han podido cambiar la inercia del obstruccionismo. Es una lástima que en la DC Claudio Orrego no haya impuesto la misma dinámica que logró imprimir en la comuna de la que es alcalde, Peñalolén. Es una pena que Felipe Harboe no haya transmitido su pasión por los temas ciudadanos al PPD. Es lamentable que Marcelo Díaz no haya impuesto su interés por temas relevantes. Ellos tres, ejemplos de políticos jóvenes con liderazgo, no son oídos por sus partidos.

Por eso sus partidos van de tumbo en tumbo. Y es una lástima. Todo país serio necesita una oposición seria que fiscalice y proponga cosas, que genere liderazgos claros. Dicha oposición seria aquí no existe.

Quedarse en el populismo bananero, ese de reírse de los errores lingüísticos del Presidente, ese de alegrarse cada vez que un Ministro tiene una dificultad –generadas habitualmente en hechos cuyo origen están relacionados con los gobiernos anteriores- , ese de seguir en la oposición de guerrilla, solo los hará siendo “concertación” con minúsculas. Un bosquejo de lo que fueron.

Y los convertirá en oposición por un largo, pero largo rato.

Artículo original

1 comentario:

  1. Anónimo12:54 a.m.

    Y este Marcelo Brunet , militante de la UDI facista , asesina de regimenes democraticos , hablando de democracia ? dando remedio pa los cayos , con terribles juanetes .....estamos cada dia peor.

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.