Artículos Destacados

miércoles, julio 28, 2010

Una época de dobles caídas, por Nouriel Roubini

La economía mundial, artificialmente impulsada desde la recesión de 2008-2009 por un estímulo fiscal y monetario en gran escala y rescates financieros, va camino a una profunda recesión este año, al ir desapareciendo los efectos de esas medidas. Peor aún, no se han abordado los tremendos excesos que alimentaron la crisis: demasiada deuda y apalancamiento en el sector privado. El desapalancamiento privado apenas ha comenzado y hay un enorme reapalancamiento público en las economías avanzadas.

En el mejor de los casos, afrontamos un período prolongado de crecimiento anémico y por debajo de la tendencia general en las economías avanzadas. A nivel mundial, los países que gastaron demasiado -EEUU, Reino Unido, España, Grecia y otros- deben desapalancarse y están gastando, consumiendo e importando menos.

Pero los países que ahorraron demasiado -China, el Asia en ascenso, Alemania y el Japón- no están gastando más para compensar la reducción del gasto en los países que se están desapalancando. Así, la recuperación de la demanda agregada mundial será débil, con lo que impulsará mucho menos el crecimiento mundial. La desaceleración mundial se agudizará en la segunda mitad del año. El estímulo fiscal desaparecerá, cuando empiecen a entrar en vigor los planes de austeridad en la mayoría de los países. Las condiciones del mercado laboral siguen débiles, con poca creación de empleo y una sensación de malestar se va extendiendo entre los consumidores.

La situación previsible en las economías avanzadas es una mediocre recuperación en forma de U, aun cuando evitemos la doble caída en W. En EEUU, el crecimiento anual ya estaba por debajo de la tendencia general en la primera mitad de 2010 y va a aminorarse aún más: hasta el 1,5% en la segunda mitad de este año y avanzado 2011.

Sea cual fuere la letra del alfabeto que los resultados económicos de los EEUU representen en última instancia, lo que viene será como una recesión. Mediocre creación de empleo y un mayor aumento del desempleo, mayores déficits presupuestarios cíclicos, una nueva bajada de los precios de las viviendas, más pérdidas de los bancos con las hipotecas, el crédito al consumo y otros préstamos y el riesgo de que el Congreso apruebe medidas proteccionistas contra China contribuirán a ello.

En la zona del euro, las perspectivas son peores. El crecimiento puede estar próximo a cero al final de este año, cuando la austeridad fiscal haga efecto y los mercados de valores bajen.

Incluso China está dando muestras de desaceleración. La desaceleración en las economías avanzadas, junto con un euro más débil, minarán aún más el crecimiento chino, con lo que su tasa de crecimiento pasara de más del 11% al 7% al final de este año. Una importante víctima será el Japón, donde el anémico crecimiento de la renta real está deprimiendo la demanda interna y las exportaciones a China mantienen el poco crecimiento que hay.

Una previsible situación en la que el crecimiento de EEUU se desplome hasta el 1,5%, la zona del euro y el Japón estén estancados y China crezca menos de 8% puede no entrañar una contracción mundial, pero, como en EEUU lo parecerá, cualquier sacudida posterior podría inclinar de nuevo esa inestable economía mundial hacia una recesión.

Las posibles causas de semejante sacudida son legión. Los problemas de la zona del euro con los riesgos de la deuda soberana podrían empeorar, propiciando otra ronda de correcciones de los precios de los activos, aversión mundial al riesgo, volatilidad y contagio financiero. Y no podemos excluir la posibilidad de un ataque militar israelí a Irán en los 12 próximos meses. Si sucediera eso, los precios del petróleo podrían aumentar y, como en el verano de 2008, desencadenar una recesión.

Por último, otra relajación monetaria cuantitativa no cambiará gran cosa, porque hay poco margen para un estímulo fiscal extra y la capacidad para rescatar a las entidades financieras que son demasiado grandes para quebrar quedará profundamente limitada.

A medida que se evaporen las ilusorias esperanzas de una rápida recuperación en forma de V, el mundo avanzado estará en el mejor de los casos en una larga recuperación en forma de U, que en algunos casos -la zona del euro y el Japón- puede ser lo suficientemente larga para extenderse en una casi depresión en forma de L. Será difícil evitar la recesión con caída doble.

En un mundo así, la recuperación en los más fuertes mercados en ascenso también se verá afectada, porque ningún país es una isla económicamente. De hecho, el crecimiento de muchas economías con mercados en ascenso -empezando por la de China- depende en gran medida de unas economías avanzadas entregadas a la reducción de gastos. Abróchense los cinturones para un viaje muy accidentado.

Profesor de Economía Universidad de Nueva York. Project Syndicate 2010.

Artículo original

2 comentarios:

  1. Anónimo1:17 a.m.

    HOLA CHILE

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:24 a.m.

    CHILE ES EL MEJOR PAIS DE TODO LOS TIEMPO YO SOY ORGULLOSO A MI PAIS Y A LA BANDERA DE CHILE POR ESSO ACLAMO UN VIVA CHILE POR TODO MIS COMPATRIOTAS CHILENOS Y ADEMAS UN CHICHILELEVIVA LOSMINEROSDECHILE VIVA MI PATRIA VIVA CHILE MIEDRA

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.