Artículos Destacados

jueves, julio 29, 2010

Las empresas que están tras las nuevas cárceles concesionadas en Chile

El anuncio de la construcción de una nueva cárcel para la Provincia de Ñuble no sólo despertó el interés de las autoridades. La noticia, informada por el ministro de Justicia Felipe Bulnes, cautivó la atención de las empresas especializadas en la construcción y explotación de infraestructura penal licitada.

El Ministerio de Obras Públicas (MOP), a través de su plataforma de transparencia, detalló a LA DISCUSIÓN que la Sociedad Concesionaria Infraestructura Penitenciaria Grupo Tres S.A. y la Sociedad Concesionaria Bas S.A., son las compañías que hasta el momento se han especializado en la construcción de este tipo de obras en el país.

Desde el 2001, cuando comenzó a ejecutarse el Programa de Concesiones, se contempló la construcción de 10 nuevas cárceles, 5 de Alta Seguridad y 5 de Mediana. Los primeros recintos entregados fueron de Alto Hospicio, La Serena y Rancagua, adjudicados al Consorcio Bas S.A.; un segundo grupo corresponde a Concepción y Antofagasta, concesionados al Consorcio Bas Dos; y un tercero contempla infraestructuras de Santiago, Valdivia y Puerto Montt, otorgado a Grupo Tres S.A.

Modelo de concesiones

En este tipo de concesiones, los privados tienen a su cargo los recintos por un plazo de 273 meses, y se encargan del diseño, edificación y equipamiento, así como mantener la infraestructura de los centros. También deberán suministrar la alimentación, el aseo, la salud y la ejecución de programas de reinserción social y laboral para los internos.

En tanto el Estado, a través de Gendarmería de Chile, se reducirá a proveer vigilancia, seguridad y administración a los nuevos penales. Para esto, se incorporarán más de tres mil nuevos gendarmes a las tareas de custodia.

Para Herman Chadwick, presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública, (Copsa) “la implementación del modelo de concesiones en el sistema penitenciario ha permitido una mejora sustancial en la calidad de vida de los internos, que en recintos concesionados supera con creces las condiciones de hacinamiento existentes en los recintos carcelarios del sistema público”.

Sector valora el modelo

Si bien las compañías no han expresado su interés en participar de la construcción de un eventual penal en la Provincia de Ñuble, debido a lo preliminar de los anuncios, en la industria recalcan las ventajas del modelo de concesiones penitenciarias.

Para Carlos Fuenzalida, director de la sociedad concesionaria BAS, “la gran ventaja es el alto estándar de las condiciones humanas otorgado en los recintos concesionados, en comparación con las cárceles públicas tradicionales, donde las condiciones de hacinamiento y sobrepoblación generan condiciones infrahumanas”.

Artículo original

1 comentario:

  1. Anónimo1:43 a.m.

    Hola senores quiero agradeser el hecho de que se pongan l mano en el concidere y empiesen a hacer algo por los privados de livertad y no solamente tacharlos como un problema y nada mas ademas que el darles una ocupacion mientras sobreviven en una carcel es la mejor de las ideas que sele pueda ocurrir a alguien y que viva chile

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.