Artículos Destacados

miércoles, julio 28, 2010

Las pruebas que comprometen a Macchiavello, el almirante que no vio el tsunami

Colaboración de Humanoide Z

A cinco meses de que un tsunami golpeara las costas de la VII y la VIII Región, provocando cerca de 150 muertes, autoridades navales y civiles persisten en culparse mutuamente de los errores en la información entregada la noche del terremoto. En la región del Bío Bío, el ex intedente Jaime Tohá comunicó a tempranas horas que la ocurrencia de un maremoto estaba descartada. Argumenta que sólo se limitó a transmitir al pie de la letra la información proporcionada por el jefe de la Armada de Talcahuano, contralmirante Roberto Macchiavello, lo que éste desconoce. Sin embargo, los testimonios recogidos en terreno por CIPER lo comprometen: no sólo Carabineros y Bomberos contradicen su versión, sino también operadores del puerto y pescadores que esa madrugada se guiaron por la información errónea proporcionada por la radio de la Capitanía de Puerto. La controversia es objeto de una investigación del Ministerio Público que podría topar con la potestad de la justicia naval.

A pocos minutos de ocurrido el terremoto, después de una rápida ronda, los operarios de turno del puerto de Talcahuano hicieron contacto radial con la Capitanía de Puerto, en busca de información oficial de la Armada. Había inquietud, confusión, miedo: mientras tripulantes de la embarcación pesquera Don Enrique dudaban de zarpar, de modo de poner a salvo la nave, habitantes de poblaciones vecinas llegaban a pedir información. Entonces, al preguntar por el estado del mar, desde la Capitanía de Puerto respondieron que había que guardar la calma y estar tranquilos, pues –anunciaron sin titubear– no había alerta de tsunami.

–Dijeron que eso estaba descartado porque el epicentro había sido en tierra –recuerda el supervisor Juan Aguayo, quien esa madrugada de 27 de febrero estaba atento al radiotransmisor que conectaba a la Armada vía frecuencia VHF.

El primer reporte oficial emanado desde la II Zona Naval de la Armada con asiento en Talcahuano no sólo fue escuchado por el supervisor Aguayo y por el guardia Víctor Varela, que también se encontraba de turno en el puerto. Transmitido por el canal 16 de la banda marina, el mensaje fue captado por los radiotransmisores de la mayoría de las 14 lanchas y otras embarcaciones mayores que se encontraban en labores de pesca o descarga.

Ese fue el primer reporte. Los testimonios recogidos en Talcahuano por CIPER a cinco meses de ocurrido el desastre dan cuenta de que después, sin que necesariamente mediara consulta, cada quince o veinte minutos la Capitanía de Puerto emitía nuevos informes que apuntaban a lo mismo. No-hay-alerta-de-tsunami, repetía el marino de turno.

–Era una especie de boletín informativo en que insistían con lo mismo y hablaban de pequeñas recogidas y marejadillas leves –recuerda Varela, el vigilante portuario, desde la misma guardia donde esa madrugada se refugió al ver y escuchar que una masa de agua que arrastraba lanchones, containers y quizás cuántas cosas más se le venía encima.

Varela dice que está vivo de milagro. Fue el único funcionario de la Empresa Portuaria Talcahuano-San Vicente que confió en la información de la Capitanía de Puerto. El resto prefirió arrancar ante las evidencias que contradecían la información oficial. Había embarcaciones varadas en la arena y otras en el mar que más de una vez, a través del canal 16 de la banda marina, alertaron a la Armada sobre olas pronunciadas y alzas de mareas que avanzaban hacia la costa.

Francisco Bustamante, operador del puerto de Talcahuano, no estaba de turno pero ese día sintonizó el canal 16 por medio de una radio portátil de su trabajo. Al escuchar que un pesquero había detectado que estaba próximo a enfrentar un alza de marea, no lo pensó dos veces. Arrancó al cerro con familiares y vecinos.

–Era una cosa de simple lógica: el mar venía creciendo y avanzando hacia la costa –dice Bustamante, quien asegura que una vez que el mismo pesquero comunicó estar enfrentando el alza de marea, después de unos quince minutos, la Capitanía de Puerto cesó sus transmisiones.
En adelante, según estos relatos, sólo se escucharon consultas provenientes de embarcaciones en el mar. Ya no hubo respuestas.

...

Continuar con el artículo completo

2 comentarios:

  1. Anónimo8:59 a.m.

    Hay que derogar de inmediato las potestades de justicia de las FF.AA.,tiene haber supremacía absoluta del poder civil sobre el militar.

    ResponderEliminar
  2. Humanoide Z7:22 p.m.

    mientras los políticos siguen con la lógica de la pelea gobierno-oposición este tipo de información pasa desapercibida para la opinión pública... es de esperar q los responsables de la mala preparación y la mala respuesta a la catástrofe se hagan responsables de sus acciones

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.