Artículos Destacados

martes, agosto 14, 2012

Brasil refuerza sus fronteras

Casi 10 mil soldados acaba de desplegar el gobierno de la Presidenta Rousseff a lo largo de los tres mil 900 kilómetros de frontera que Brasil comparte con Uruguay, Argentina, Paraguay y Bolivia, para combatir el contrabando y el narcotráfico en esa inmensa franja, considerando que más de la mitad de la cocaína que entra a ese país proviene de Bolivia, seguida por Perú y Colombia. Esta medida representa la quinta etapa de la "Operación Ágata", que tendrá una duración de dos semanas. Un operativo militar a esa escala ciertamente podría despertar la inquietud de los países colindantes, por lo cual el gobierno brasileño previamente informó a sus vecinos y los invitó a enviar observadores que fiscalizaran su desempeño.  

Con esto, Brasil ratifica contundentemente la importancia que asigna al control efectivo de sus fronteras. Dadas la enorme extensión territorial en que se desarrolla la Operación Ágata y sus adversas características geográficas, el ejército brasileño es apoyado por cazas F-5, aviones Súper Tucano, helicópteros y patrulleras fluviales. Las tres instituciones armadas del país actúan bajo la coordinación del Estado Mayor Conjunto. Es un esfuerzo a gran escala, que se ajusta a los lineamientos del Plan Estratégico de Fronteras establecido por el gobierno brasileño en junio de 2011, y que busca blindarse contra las amenazas provenientes de actores no estatales.

Con este propósito inobjetable de combate a la droga y la criminalidad vinculada a ella, esta operación presumiblemente cumple un objetivo adicional -aunque no se explicita así-, cual es dar una muestra contundente del poderío defensivo de Brasil. Esto, en congruencia con su aspiración a que la comunidad internacional reconozca el carácter de potencia mundial que reivindica y actúe en consecuencia.

Conceptualmente, esta iniciativa no es del todo nueva en la región. A mediados del año pasado, el gobierno de la Presidenta Cristina Fernández anunció la instalación de un radar 3D para combatir el narcotráfico en el norte de Argentina, en el marco de una iniciativa para reforzar sus fronteras con Brasil, Bolivia y Paraguay, ante amenazas no convencionales.

Más allá de visiones geoestratégicas, es una realidad que en un mundo global en el que la delincuencia se ha transnacionalizado, las fronteras demandan una atención nueva y prioritaria. A esto Chile no se encuentra ajeno, sobre todo teniendo presente nuestra vecindad con Bolivia y Perú, dos países en que han fracasado las iniciativas destinadas a combatir y erradicar las plantaciones de coca.

La lucha contra el narcotráfico y otras formas de criminalidad internacional exige a los países una coordinación mucho más estrecha que en el pasado, así como altísimos estándares de lucha contra la corrupción. Las fronteras son vistas como una oportunidad por las organizaciones delictivas, ya que mientras ellas las cruzan de manera ilegal como una forma de eludir a la justicia, para las fuerzas de seguridad representan una "barrera", ya que si policías o militares las sobrepasaran, podrían crear una situación de conflicto entre vecinos. Así, mientras los respectivos gobiernos se ponen de acuerdo, los criminales ganan tiempo.

La vigilancia de las fronteras de nuestro país está por lo general en manos de efectivos policiales, que ejercen su fiscalización a lo largo de los puestos de control oficiales, pero también en zonas agrestes y pasos no habilitados, que suelen ser aprovechados por contrabandistas y narcotraficantes. Y si bien los recursos para esta tarea pueden resultar a menudo insuficientes, la militarización de estas tareas, como en el caso brasileño, es un paso riesgoso, que entre nosotros no se justifica.

En nuestro país, actualmente la Armada, mediante su vigilancia efectiva en los mares -como ocurrió el mes pasado al hundir una lancha peruana que trasladaba 38,4 kilos de marihuana prensada hasta la caleta Vítor, al sur de Arica-, junto con la Fuerza Aérea, cuyos radares apoyan la detección de amenazas externas, representan un inestimable respaldo al desempeño policial en las zonas fronterizas. La presencia en terreno de efectivos del Ejército para cumplir dichas funciones afortunadamente no se requiere, a diferencia de realidades como la colombiana o mexicana.

Artículo original

2 comentarios:

  1. Anónimo9:33 a.m.

    Complicado el manejo del control de fronteras, teniendo por vecionos a estos afrikanos... A instalar un muro hacia peru igual que USA MEx..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo10:13 a.m.

      Realmente sos estupido,teniendo el obstaculo natural de la cordillera de los andes hacia el oeste,si cierras la frontera con peru,quedas aislado,porque al otro lado tienes la inmensidad del oceano pacifico,supongo que eres un adolescente con acne,para hacer esos comentarios.y de que africanos hablas si en raiz genetica chile y peru son los mismos,asi lo han comprobado analisis de ADN mitocondrial.

      Eliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.