Artículos Destacados

lunes, abril 30, 2007

Vías alternas al tema Chile

Alejandro Foxley, canciller chileno, acaba de señalar que su país está preparado para asumir “cualquier escenario” que se presente en relación al tema de la delimitación marítima vuelta a plantear por el Perú desde el año 2000.

Sus declaraciones han sido una reacción a una serie de afirmaciones en la prensa sureña sobre el supuesto intento peruano de buscar la participación de los Estados Unidos, sea una mediación o arbitraje, para intentar la solución a un tema efectivamente pendiente.

El canciller García Belaunde ha descartado ese supuesto intento con Washington, pero dichas especulaciones y la respuesta de Foxley son harto reveladoras de que el intento de un acercamiento por la vía bilateral o el camino largo e incierto de acudir a la Corte de La Haya, no son las únicas alternativas para las posibilidades peruanas.

En realidad habría que decir que en el menú de opciones de Torre Tagle existiría una interesante diversidad de opciones por el lado político, dejando siempre que las gestiones diplomáticas y jurídicas sigan su curso normal.

Respecto de este tema una de las grandes preocupaciones que a uno se le genera, luego de revisar documentos y conversar con especialistas en la materia, es que el tema jurídico de la delimitación no es contundentemente favorable al Perú ni mucho menos. Existen elementos históricos diversos y planteamientos absolutamente opinables.

Por cierto que nuestro país cuenta con argumentos jurídicos muy sólidos, pero también es un hecho que razones legales pueden ser contradichas con conductas plenamente aceptadas en sentido diferente.

Cierto es también que en el caso de acudir a La Haya, el camino es largo y complicado desde el punto de vista procesal.

Uno junta todos los elementos, y viene la pregunta de rigor, que me la hizo un amigo diplomático hace algunos meses: “¿Estamos preparados como país para enfrentar una eventual decisión jurídica, si no adversa, por lo menos alejada de las pretensiones de delimitación limítrofe con Chile?”.

Es bueno hacerse esa pregunta. Es bueno también por ende manejarse con suma responsabilidad (política y mediática) para evitar que se generen sobreexpectativas (lo de los humalistas, dicho sea de paso, es absolutamente irresponsable y demagógico) en un tema en el que no tenemos el control de una solución 100% satisfactoria para nuestros intereses.

En tal sentido, explorar vías alternas en el terreno político podría ser una opción mucho más realista, eficaz y hasta provechosa en un asunto que debería tener un horizonte de solución; tomando en cuenta que existen muy buenas posibilidades con Chile, por ejemplo, en el rubro económico y comercial, que aprovechar en los años que vienen.

http://www.correoperu.com.pe/paginas_columna.php?columna_autor=Mario%20Salda%F1a%20C.&seccion_nota=8

1 comentario:

  1. Anónimo1:58 p.m.

    Chilenos, ladrones, traidores , nadie los quiere en sudamerica, seremos un continente feliz cuando desaparescan con un terremoto bajo el pacifico, argentinos hagan patria y empijen la cordillera el enemigo de mi enemigo es mi amigo, vamos a desaparecerlos del mapa

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.