Artículos Destacados

viernes, julio 11, 2008

Perú: ¿Y si caen los precios de los minerales?


Hasta ahora, los problemas de los mercados mundiales apuntan a un estancamiento económico acompañado con inflación, sobre todo de los precios del petróleo, los minerales y productos agrícolas. El estancamiento económico podría convertirse en recesión si la crisis provocada por los bonos subprime aumenta la pérdida de las instituciones financieras. Según Bloomberg, ya suman US$ 400,000 millones. Pero el fondo de inversión de EEUU, Bridgewater dice que podrían llegar a US$ 1.6 billones (trillones, en inglés).

Los analistas afirman que si eso sucede se reducirá la demanda por materias primas y bajarán los precios del petróleo y los minerales. De hecho, el precio del plomo ha bajado de US$ 1.5 a US$ 0.86 la libra, en el último año. Algo parecido ha sucedido con el zinc, que ha bajado de US$ 1.6 a US$ 0,87 en el mismo período.

No ha pasado lo mismo con el cobre, que se mantiene en niveles superiores a US$ 3.8/libra, superior al de hace un año (US$ 3.50/libra) y sigue 5 veces por encima del precio de hace 5 años (US$ 0.70/libra). El precio del oro actual (US$ 942/onza) también sigue alto y es más del doble del precio del 2004.

Como sabemos, el 62% de las exportaciones (Xs) peruanas (US$ 28,000 millones en el 2007) provienen de los minerales (US$ 17,328 millones). Por eso, cualquier indicio de baja en sus precios remece a la Bolsa de Valores (BVL), cuya capitalización de mercado depende en un 60% de las acciones de las empresas mineras.

Hasta ahora la caída de los precios del zinc y del plomo afecta el 15 y el 6%, respectivamente, del total de las Xs mineras. Si bajaran los precios del cobre y el oro –que representan, respectivamente, el 42 y el 24% de las Xs de minerales– entonces la cosa sí se pondría brava.

En este escenario también caería la recaudación tributaria. Actualmente, el impuesto a la renta pagado por las empresas mineras representa el 38% del total de ingresos tributarios del gobierno central y el 17% del total del impuesto a la renta (ver cuadro). Recordemos que el 50% de este IR corresponde al canon minero.

Es por eso que tanto el MEF como el BCR analizan regularmente cuáles serían los impactos de una baja de los precios de los minerales en el equilibrio fiscal. Así, en el último Reporte de Inflación del BCR del 2008 –después de deducir los efectos del ciclo económico y del alza de los minerales– se consigna un déficit fiscal de 0.9% del PBI, lo que se compara con un superávit fiscal de 2.2% del PBI, si es que los precios de los minerales se mantienen en niveles cercanos a los actuales. Esto quiere decir que el actual superávit depende, en buena medida, de los precios de los minerales.

Si los precios de los minerales caen, lo mismo sucederá con las sobreganancias mineras, que se vienen dando desde el 2005 y ascendieron a US$ 2,000 millones en el 2007. Lo que quiere decir que se habría perdido la oportunidad de recaudar un importante excedente tributario (www.cristaldemira.com, 5/4/08) pues el vergonzoso "óbolo" minero solo da US$ 144 millones anuales. Así estamos.

Artículo original

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.