Artículos Destacados

domingo, febrero 14, 2010

Jaime Ravinet: "Con su actitud decimonónica y absurda, la DC me hastió"

Definición de decimonónico: Anticuado, falto de vigencia.

Indiferente a las críticas, asegura que su ex partido va "en franca caída" y llama a sus ex camaradas a apoyar al próximo gobierno.

Desde su sorpresiva derrota como candidato a alcalde, en octubre de 2008, Jaime Ravinet había desaparecido de la escena política. Rehuía cualquier contacto con la prensa y nunca más se le vio por los pasillos de la DC, partido en el que había militado por casi 50 años. Sin embargo, en un par de horas, el ex edil de Santiago y ex ministro de Ricardo Lagos volvió al primer plano, protagonizando un hecho político que si bien era uno de los fantasmas más recurrentes de la Concertación, se veía como un imposible: que una de sus figuras emblemáticas se integrara a un gobierno de la Alianza. Fiel a su estilo directo, Ravinet da su primera entrevista revelando detalles de su emblemática derrota en Santiago, de su progresivo alejamiento de su partido y de su debut como ministro piñerista.

Sebastián Piñera buscó figuras concertacionistas para proyectar la imagen de gobierno de unidad y le costó fichar a alguien ¿No se ha sentido utilizado como símbolo?

Sin duda que mi designación es un símbolo. Piñera tuvo mucho coraje, porque me imagino que a algunos en la UDI y RN les habrá causado escozor mi nombramiento. Sin embargo, nunca me he sentido utilizado ni tampoco me veo como el "negrito de Harvard" del nuevo gobierno.

¿Cómo han sido sus primeros días en el gabinete?

Bien, me he integrado sin prejuicios. En las reuniones me siento como en el primer día de clases, me imagino que así debe haber sido cuando empezó el gobierno de Aylwin.

¿No le complica compartir el gabinete con ministros UDI?

Nada, de hecho, los gobiernos de la Concertación que yo admiro siempre llegaron a acuerdos con RN y la UDI. Algunos critican que Cristián Larroulet haya participado del gobierno militar. ¡Pero, por favor, si fue jefe de gabinete del ministro de Hacienda! Esto es como cuando persiguen a alguien que, siendo subteniente, le tocó cargar cuerpos de los fusilados.

¿Conocía las propuestas de Piñera en Defensa?

Recién el lunes me junté a conversar con él durante tres horas. Confieso que sólo después de que Rodrigo Hinzpeter me preguntara por mi disponibilidad para integrar el gabinete, me metí a la página web del comando para leer el resumen del programa en Defensa. Hasta ahora, es lo único que he podido hacer, porque no he tenido minuto para informarme más.

¿Y le bastó con ver la página web para tomar una decisión tan crucial?

Existe afinidad entre los programas de Frei y Piñera y por eso creo que habrá continuidad en lo hecho por los gobiernos concertacionistas.

¿Le costó aceptar?

No, porque el Presidente me invitó a ser parte de una administración que necesitará de acuerdos transversales. Piñera, al igual que Aylwin, Frei y Lagos, va a tener que gobernar con un Congreso donde no tiene la mayoría. Me parece razonable que así como en su momento la Alianza permitió que se llegara a acuerdos importantes para el país, ahora, al menos la DC, apoye a Piñera y haga una oposición constructiva y transversal.

Muchos no entienden por qué usted, que ya había sido titular de Defensa y había tenido una trayectoria política destacada en la Concertación, se suma a Piñera y en el mismo cargo.

Siento que habla bien de mí el que reconozca que voté por Frei, pero que ahora apoyo a Piñera, debido a que estoy convencido de que si al gobierno le va bien, le irá bien a Chile. Por eso dedicaré mi tiempo y vocación a Chile, aunque eso signifique un perjuicio económico para un empresario como yo. Para mí estar en política es un sacrificio, yo no vivo de esto.

Por otra parte, acepté ser ministro para dar una señal de molestia por la posición obtusa que han asumido los partidos respecto al llamado de unidad nacional y a los acuerdos que ha hecho el Presidente Piñera. Para mí, es muy importante demostrar que hay gente que, pese a que fue concertacionista, está dispuesta a generar acuerdos para que a la nueva administración le vaya bien. Cuando la DC dijo que si alguien asumía funciones en el gobierno quedaba automáticamente expulsado, confieso que tuve ganas de renunciar, incluso pensé hacerlo en forma abstracta, antes de aceptar este ministerio. Fue una aberración y una decisión muy tonta, decimonónica y absurda. Con esa actitud, el partido me hastió…

No hubiera aceptado un ministerio más político, entonces.

No hubiera asumido en Vivienda ni Interior, donde se necesita una identificación política total con las políticas de la Alianza, algo que yo no tengo. Sin embargo, me parece muy legítimo aceptar si te ofrecen Defensa o Cancillería, porque son carteras en las que hay que desarrollar una política de Estado y transversal. Yo estuve sólo un año y medio en esta cartera durante el gobierno de Lagos y me quedé con gusto a poco. Siento que si hubiera estado un par de años más habría logrado avanzar en los puntos hoy pendientes, por eso agradezco esta nueva oportunidad.

¿Al unirse al gobierno sepulta sus aspiraciones presidenciales?

Mis ganas de ser presidente, como las tenía hace 15 años, están totalmente out. Siento, después de quedarme sin partido, que mi vida política está acabada. No tengo ninguna aspiración más allá de este ministerio.

¿Se sintió frustrado por no haber sido presidente?

Sí. Esa aspiración murió el 2004 cuando acepté ser ministro de Defensa de Lagos y salí del ruedo de los candidatos presidenciales.

¿Cree que la Concertación aceptará el llamado a implementar la democracia de acuerdos?

Hablar de la Concertación hoy es casi un eufemismo, yo prefiero referirme a la DC. He visto una actitud muy constructiva en senadores como Andrés Zaldívar y los hermanos Walker, por lo que espero que con el respaldo de ellos estos acuerdos se materialicen.

¿La DC podría acercarse a la Alianza?

Yo aspiro a que la DC se abra y que sea un factor de apoyo para que Chile surja. La Concertación está acabada, por eso lo que le corresponde a mi ex partido es hacer una profunda reflexión sobre su futuro y armar una política de pactos, que no esté marcada por coyunturas electorales, sino que por afinidades programáticas

¿Cree que otros DC seguirán sus pasos y se unirán al gobierno?

Estoy dando una señal a muchos camaradas que trabajan en el sector público.

¿Convocará a gente de su ex partido al ministerio?

Yo acostumbro a mantener los equipos que ya están trabajando. Independientemente de eso, me gustaría que otros DC se integren al gobierno.

¿Usted siempre se sintió como el derechista de la DC?

Toda la vida y desde muy joven, y yo feliz porque soy lo que soy. Siempre he sido muy cercano ideológicamente a personas como Piñera, Andrés Allamand y Alberto Espina, así como también a gente del PPD y del PS. Siento que tengo mucho más que ver con ellos que con un DC que mantenga una mirada estatista. En ese sentido, Piñera es lo más de centro de la Coalición por el Cambio, así como Frei, yo y otros éramos los más de centro de la Concertación.

¿Cómo se ha tomado las fuertes críticas que recibió de su partido? Juan Carlos Latorre lo calificó de "oveja negra".

Después de 50 años de vida pública los cuestionamientos me duelen dependiendo de donde vengan. Latorre vive en conflicto, por lo que no me extrañan sus opiniones. Yo lo conozco desde joven, cuando yo era presidente de la Fech y él era parte de mi equipo. Desde entonces que alegaba por todo, por eso no me sorprende que siga reclamando 50 años después (risas). Son frases hirientes, sin duda, pero ya tengo el cuero duro.

¿Algunos ex camaradas lo han llamado para reprocharle su decisión?

Me han criticado, en términos muy fraternos, Ignacio Walker y Jorge Burgos. Con ellos tengo una visión distinta sobre el futuro del partido: ambos creen que la DC es salvable y yo tengo mis serias dudas de que sea así. Para mí, el partido va en franca caída; hoy tiene solo el 14%, es decir, el equivalente al apoyo que tenía el partido el año 61. Es terrible este afán de la directiva de ir "cortando" a los militantes críticos como si fueran salame, para así quedarse con un grupo minúsculo de puros amigos e incondicionales.

¿Le dolió tener que renunciar?

Yo esperaba más racionalidad y que me hubieran pedido congelar mi militancia -a lo que yo estaba dispuesto- en vez de hacerme renunciar. Pero cuando te ponen la "espada de Damocles" en la cabeza y te dicen "si no renuncias te echamos", no te dejan opción.

¿Discrepa de las decisiones políticas tomadas por su ex partido?

Obviamente, la DC se ha ido izquierdizando de manera muy populista. Yo no comparto posturas como reestatizar la educación pública o mantener el Estatuto Docente. Tampoco considero que haya que endurecer la negociación colectiva ni subir los royalties a la minería. No estuve de acuerdo con que se hiciera un pacto con el PC, ya que eso nos alejó del centro sin ningún beneficio electoral.

¿Le costó votar por Frei?

No, yo admiro su tesón y paciencia, aunque no compartí su izquierdización al pedir más Estado. Eso contradecía su trayectoria política y su gestión presidencial. Sin embargo, por lealtad a mi ahora ex partido, voté por Frei, en primera y segunda vuelta.

Municipal 2008

¿Cómo se sintió luego de su derrota en la municipal del 2008?

Yo recibí una paliza por ser una cara antigua y por ser el símbolo concertacionista en un momento en que la gente quería renovación y cambio. A estas alturas, reconozco que Ximena Rincón -quien compitió conmigo por ser la candidata DC por Santiago- debería haber postulado.

¿Se deprimió?

No me deprimí, pero fue un golpe fuerte al ego. En la campaña me percaté de que la DC tenía enormes problemas internos, así es que cuando perdí, lo asumí y pagué la cuenta renunciando al consejo nacional del partido.

¿Se sintió abandonado por su partido?

No solamente abandonado, sino que también injustamente criticado, pero cuando uno pierde debe saber callar y asumir su responsabilidad.

¿Quiénes lo criticaron?

La directiva obviamente y los opinólogos, como Eugenio Tironi y compañía. Como esa gente se gana la vida escribiendo columnas tienen que criticar para mantenerse vigentes.

Artículo original

4 comentarios:

  1. Alejandro8:30 p.m.

    Todo mi apoyo, mis respetos y admiracion al señor Ravinet. Yo he defendido y he admirado a la Concertacion durante 20 años; si habia un partido al cual me sentia cercano, ese era la DC. Hoy siento una desilucion tan grande de esta DC añeja de pensamiento y de esta concertacion que postula una oposicion dura, que le puede hacer mucho daño a mi amada patria; debo confesar que eso me asusta. No me gusta el señor Latorre no me gusta el señor Fulvio Rossi, no me gustan sus lenguas filosas que despilfarran veneno, NO ME GUSTAN!!! Merecen el mas grande de mis repudios: que se cree este señor Latorre aprendiz de ultra izquierdista, de donde salio? le recomiendo que se vaya a su casa a cuidar los nietos porque Chile no necesita personas como él; la DC debe recapacitar y darse cuenta que estos señores de posturas radicalizadas no le hacen bien, debe reflexionar sobre el magro apoyo ciudadano que actualmente posee. Es que no poseen capacidad reflexiva, no poseen el don de la autocritica?!!! si es asi, estan perdidos!, estamos perdidos como pais porque necesitamos de la concertacion, pero no de esta, mas bien de aquella que contribuye al pais con su aporte constructivo, de aquella que si tiene que acordar por el bien de la patria lo hace. Ya cometieron el error de imponer la candidatura de Frei, señores! hasta yo me di cuenta, cuando lo designaron candidato presidencial, que eso era un error!.
    El señor Fulvio Rossi me da pena: como es que un tipo tan joven tiene pensamientos y actitudes tan rigidas y retrogradas. Asi no vamos a ningun lado, es Camilo Escalona con unas décadas menos!!! El PS debe actuar rápido y modernizar su dirigencia; no hablo de poner dirigentes mas jovenes,hablo de dirigentes modernos de pensamiento, dirigentes con una estructura mental útil para el pais.
    La concertacion ha perdido el norte, ruego a Dios que lo recupere porque es necesario que asi sea.
    Es realmente lamentable escuchar las críticas al futuro gabinete antes de que asuman sus funciones. No entiendo como pueden criticar sin tener fundamentos válidos, puesto que si todavia no ejercen no es posible evaluar su desempeño
    Definitivamente si la concertacion no recapacita, no creo que recuperen el poder por mucho tiempo. Sin embargo, tengo la esperanza de que aparezca gente con verdadera inteligencia en la concertacion, sé que los hay.
    Por último, deseo que el señor Piñera y su equipo tengan el mejor de los exitos porque eso le conviene a Chile.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:00 p.m.

    D.C.....Dinosaurios Conche............

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:57 p.m.

    No se puede decir mas, su comentario es justo y claro.
    Ojala nunca olvidemos que Chile, siempre Chile esta sobre todas estas "pequeñeces"

    atte
    A.Hernandez

    ResponderEliminar
  4. Mata Cholos12:51 a.m.

    Ojala compre los Leopard 2A6,los scorpene los potencie a nuclear,helicopteros Cobra,Los Typhoon, mas misiles,mas Gepard1,etc,ets...o sino que se vaya a la conchesumare...porque hay que exterminar a todos los cholos de mierda, ese debe se nuestro norte.
    CHILENO MATA UN CHOLO, HAZ PATRIA..

    ResponderEliminar

ACLARACION: Este blog no es antiperuano ni nacionalista chileno. Este blog simplemente recopila y (a veces) comenta sobre artículos recopilados en la prensa nacional y mundial y que involucran a Chile. Si parece "cargado" hacia Perú, simplemente, es resultado de la publicación constante -y obsesiva- en ese país de artículos en que se relaciona a Chile. Así también, como ejemplo opuesto, no aparecen articulos argentinos, simplemente, porque en ese país no se publican notas frecuentes respecto Chile. Este blog también publica -de vez en cuando- artículos (peruanos o de medios internacionales) para desmitificar ciertas creencias peruanas -promovidas por medios de comunicación y políticos populistas de ese país- sobre que Perú ha superado el desarrollo chileno, lo que es usado en ese país para asegurar que Chile envidia a Perú y que por eso buscaría perjudicarlo. Es decir, se usa el mito de la superación peruana y la envidia, para incitar el odio antichileno en Perú.